No todos podemos tener Aeropuerto

Publicidad

Por | Bernardo Umbarila

En los últimos años nos hemos venido acostumbrando a que los nuestros mandatarios magnifiquen cada acción de gobierno por rutinaria e irrelevantes que sea como ‘Histórica’ y eso ha hecho que a algunos logros importantes no se les dé la trascendencia que merecen.

Uno de ellos es que por fin Boyacá, gracias al trabajo conjunto de la Aerocivil, la Gobernación y la Alcaldía de Paipa, han logrado la puesta en funcionamiento del aeropuerto Juan José Rendón con operación permanente de rutas comerciales.

Publicidad

La competitividad de una región se puede definir como la suma de capacidades que hagan atractiva una región para que empresas e inversionistas quieran asentarse allí y hacer negocios generando beneficios económicos para todos, una de las capacidades más importante es la conectividad y por eso el Departamento ha hecho importantes apuestas para lograr este objetivo.

En el caso de la conectividad vial, proyectos como las vías Sogamoso – Tasco; el desarrollo Vial del Lago de Tota; Villa de Leyva – Santa Sofía – Moniquirá; Duitama – Charalá; Puente Camacho – Garagoa; Buenavista – La Victoria, son unos ejemplos de ello, pero habíamos tenido siempre una tarea pendiente, la conectividad aérea.

La puesta en funcionamiento del aeropuerto de Paipa más allá del esnobismo y la superficialidad de decir que tenemos aeropuerto es uno de los hechos económicos más importantes de los últimos años en un departamento en el que su economía ha permanecido estancada desde la instalación de la industria cementera y acerera en los años 50´s y 60´s, que dicho sea de paso son ya actividades de bajo nivel de innovación y que demandan cada día menos personal y mayoritariamente de nivel operativo.

Tal vez lo más relevante que ha ocurrido en las últimas décadas y que también ha pasado inadvertido es que para diciembre de 2020 la empresa Clever Leaves, productora de cannabis medicinal con operación en el Municipio de Pesca inicio a cotizar en Nasdaq, la segunda bolsa automatizada y electrónica más grande de los EE.UU.

Por lo demás seguimos dependiendo de una economía obsoleta basada en el extractivismo, por ello la importancia de la entrada en funcionamiento del aeropuerto.

Y es que el transporte aéreo es un facilitador económico muy importante, que aporta enormemente al PIB de las regiones generando empleos. La conectividad aérea permite el turismo y facilita el comercio, la promoción del intercambio de conocimientos e ideas y es un aporte muy importante para el aumento de la productividad, la mejora de la eficiencia y el fomento de la innovación en todo el ecosistema económico de una región.

Por todas estas razones lo mejor para nuestro departamento es que, por un lado, la puesta en funcionamiento del aeropuerto Juan José Rendón tenga éxito y que se alineen todos los actores; y, por el otro, que el mercado permita sostener las rutas aprobadas.

Ojalá las autoridades nacionales y las locales aúnen esfuerzos y voluntades para lograr esos objetivos y eso solo se puede si en consenso tanto el Alcalde de Tunja como el Alcalde de Sogamoso declinan su interés de también tener aeropuerto.

Sé que esta opinión va a ser muy controversial y para muchos sería una deslealtad de mi parte, máxime cuando en mi caso vivo en Sogamoso y tengo una gratitud infinita por Tunja, ciudad que me acogió en mis épocas de universidad. Sin embargo, no podemos desconocer que en un mercado naciente y de alta incertidumbre es imposible que cada ciudad logre hacer sostenible y rentable un aeropuerto.

Aquí aplica el viejo dicho que ‘el que pega primero pega dos veces’ y Paipa hoy lo logró. Rodemos y apoyemos esta iniciativa con decisión y sin mezquindades pensando que es lo mejor para la productividad y competitividad de Boyacá.
*Exsecretario de Planeación de Boyacá.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.