Nairo Quintana sacó adelante la primera semana del Tour de Francia

0
271
PUBLICIDAD

El boyacense es consciente de que no tuvo el mejor desempeño en la etapa de cierre en los Pirineos, pero el haber terminado en la quinta posición, a solo 32 segundos del líder, es un botín supremamente valioso. Ahora Quintana debe apuntar a encontrar su mejor forma en la montaña, especialmente en las cuatro jornadas que quedan con final en alto.

La primera semana del Tour de Francia no define al campeón, pero si deja fuera de combate a aquellos que no están aptos para pelear por el maillot amarillo. Ejemplo de ello son Thibaut Pinot y Tom Dumoulin, que al término de las primeas nueve etapas han quedado sin posibilidades reales de conseguir el título.

Nairo Quintana, a pesar de las dudas por su nuevo equipo, o por la falta de gregarios de peso en el mismo, ha estado lejos de quedar fuera de la pelea como le ocurrió a Pinot o a Dumoulin.

Publicidad

De hecho el balance de esta primera semana para Nairo Qujintana es más que positivo, pues el boyacense supo sortear los abanicos que marcaron la séptima etapa y que dejaron en desventaja a hombres como Tadej Pogacar o Mikel Landa.

En la octava etapa se le vio muy sólido, disputando un mano a mano en la montaña con el gran candidato al título, el esloveno Primoz Roglic. Claro que ese mismo día Quintana recibía la primera mala noticia en la presente edición del Tour de Francia, el abandono de Diego Rosa, una de sus cartas para luchar en la montaña.

Sin embargo, el cierre de competencias en la primera semana no fue el soñado para Quintana, que una vez finalizada la fracción no se guardó nada y admitió no haber tenido el mejor de sus días.

“No fue un día demasiado bueno para mí, pero seguimos con optimismo. En las dos etapas que vienen tendremos que defendernos para evitar pérdida de tiempo”, dijo el boyacense.

Y si bien es cierto que esa segunda salida por los Pirineos no terminó de la mejor manera para Quintana, tampoco fue una debacle.

Bien lo dice el mismo Quintana, las etapas con las que comienza la segunda semana del Tour son esenciales, no necesariamente para restar tiempo a los hombres que actualmente ocupan posiciones de podio, sino para no perderlo, pues serán etapas donde los vientos cruzados y los fuertes abanicos se harán presentes y algunos de los candidatos al título sufrirán sus consecuencias.

De salir airoso de las adversidades de las costas francesas, Quintana deberá plantearse como objetivo aprovechar la etapa del viernes, la decimotercera, con final en ascenso a Puy Mary Pas de Peyrol, para recortar distancias e imponer condiciones, si lo que realmente lo que busca es conquistar el ‘sueño amarillo’.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.