Los talleres del horror

0
950
Imagen | vía app-online.eu
PUBLICIDAD

Por | Manuel Restrepo

La televisión de antes, de final del siglo XX, contribuía a que los sábados transcurrieran entre partidos de fútbol, algún tema cultural y una que otra película. Era la época de los canales de televisión pública. Poco queda ya de ella, los canales instalaron el espíritu de la competencia privada, que oscila entre chismes, realitys en los que triunfan los astutos, misas y ofrendas para captar feligreses ante la imparable aparición de casas de fe, y la presentación de partes de victoria militar. Es la época de los medios, que no son otro poder, si no la estrategia de destrucción de la conciencia social, por los grandes empresarios, que se tomaron la mejor parte de los canales públicos. Lo que queda de público es usado a discreción por el gobernante de turno cuando la iglesia o la empresa dejan de emitir.

         El mercado impuso sus reglas, estigmatizo lo publico y cambio la forma de informar, entender el país, participar y sobre todo de impedir la formación política y solidaria e imponer la verdad oficial, indiscutible por salir de la lengua del gobernante, lo que fue hábilmente aprovechado por el régimen Uribe, que es quizá el que mejor conoce y sabe aplicar toda la estrategia de comunicación política probada por el Reich y originada en el ministerio de cultura de Goebbells. Los sábados se tomaron los canales públicos, los volvieron fuentes de distribución de crispación y horror. Todo es presentado sistemáticamente, como usualmente ocurre a alrededor del régimen Uribe, quien desde la seguridad democrática, estableció los consejos comunales, en los que oficiaba de emperador o rey absoluto con capacidad para ordenar detener sin pruebas a un funcionario, denigrar de algún opositor político o social, ofrecer dineros para arreglar baños en un colegio, mostrar falsas pruebas, anticipar un bombardeo o enviar mas agentes de policía a un lugar, como prueba de su poder sin limites.

Publicidad

     Eran sábados del horror, organizados paso a paso, con una escenografía calculada y unos libretos sin margen de error. Cada quien sabia donde sentarse, cuando aplaudir, reír, hablar, mirar. Alcaldes, concejales, ministros, empresarios locales, pobladores, organizadores y responsables del evento sabían perfectamente su papel, qué decir y cómo hacerlo. Del único que no se sabia el libreto a seguir era del presidente, que siempre daba un parte de guerra, un anuncio de muerte, de persecución, y de lo que le podría pasar a quienes contradijeran su voluntad. Temblaban sus ministros que podrían ser ridiculizados o exaltados, eran consejos emocionales, apasionados, repletos de formalidades. En cada consejo la palabra presidente se repetía una y mil veces. La alocución presidente, cubría todos los espacios, los cuerpos, el aire, el día, era como decir Furher. Buenos días presidente, Heil Presidente, usted sabe presidente, estamos aquí presidente, así es presidente, gracias presidente, presidente….

     Se despachaba horror micrófono en mano y todos los canales retrasmitían, se distribuía la verdad del poder, inmodificable, irrefutable, única. Allí se ridiculizaron y trivializaron las ejecuciones extra judiciales, se dijo del jefe de la policía política del régimen (hoy en prisión) que era un buen muchacho y se hicieron burlas a magistrados, opositores, lideres, victimas, se pidieron aplausos y admiración para sus ministros y consejeros hoy prófugos o en prisión. Los escándalos que rodeaban su gobierno eran presentados allí con burla, como conjeturas pagadas por la guerrilla, que servía de caja de pandora a la que se le atribuía todo, desde una protesta en un colegio, hasta una columna de prensa era el enemigo y había que exterminarlo, pretender interpretarlo con objetividad podía ser convertido a delito, había que odiarlo. Esos eran los consejos comunales del sábado durante ocho años.

       El recién posesionado presidente Duque, en 50 días ya reinstalo los sábados del horror. En su ultima intervención anuncio que se le “acabo la guachafita” refiriéndose a “alias Guacho”, el nuevo alias de la caja de pandora, que sirve como plataforma de relanzamiento de las acciones de guerra y seguramente de la declaratoria de otra guerra inútil contra el enemigo que quede mejor diseñado. El ministro de defensa, empírico de las reglas de comercio cree que el estado es una empresa, el país una gran superficie y los derechos humanos un contrato de trabajo sin prestaciones y de eso habla el sábado por la tarde. Intuye que el país es privado y que su deber es prestarle seguridad al capital y a sus potentados, habla de que “me bloquearon una carretera” y envía mensaje a los ejecutores de la política criminal de que los defensores de derechos, victimas y opositores, hacen protestas y defienden lo publico pagados por narcotraficantes y delincuentes de factura internacional. Con estas sentencias de muerte en un estado de derecho, miembro de la OCDE, el ministro estaría ante un tribunal de justicia respondiendo penalmente por su grave injuria en un país acostumbrado a ver morir lideres. Duque hizo transito retorico del consejo al taller (construyendo país). Ocurre lo mismo, todo esta preparado, es un reality, que combina misa, chisme, horror y crispación. Luces, aplausos, locaciones, sombreros, ruanas, pintas, frases de cajón, escoltas por decenas, drones y mensajes están libreteados.

       En el corto tiempo ha dicho que no compartir sus proyectos es oponerse al futuro del país, sentenciando a los opositores al silencio o la persecución por apátridas; ha señalado que no ha pensado en una reforma tributaria si no en una ley de financiamiento, pero su ministro -cuestionado por corrupción-, se ensaña repartiendo el miedo a ser despojados por impuestos y tributos alcabaleros a la empobrecida clase media. El presidente dice que cree en la paz, pero se niega a seguir los diálogos y su autorizado ministro de guerra le ofrenda a los militares de Estados Unidos el país para volver a fumigar con glifosato, aunque ello signifique engañar a los campesinos productores de hoja de coca; y en la frontera alardean todos junto al secretario de la OEA de que podrán usar la opción militar contra la soberanía del país hermano. Los sábados de taller han arreciado su pasión por la eficacia de la muerte y cuando anuncian a los dados de baja del día arrancan aplausos entre los asistentes y televidentes que olvidan que los talleres para construir son contrarios a destruir y distantes del matar.

      Después de los sábados del horror en los que se anuncia y enumera cada noticia de lo que vendrá, queda un imaginario trágico, que afecta y hace que los domingos tiendan a ser tristes para las mayorías de población, que paradójicamente cuando responden a las encuestas parecen decir lo contrario a lo que reflejan cuando votan o dejan de votar en elecciones. En sus primeros cincuenta días el presidente tiene un muy bajo nivel de aceptación, el 59% considera que el país va por mal camino y sigue convencida que los principales problemas son el desempleo y la corrupción que se completan con un 60% de imagen desfavorable hacia el congreso de la república, dominado por su partido que jalona al país hacia la ultraderecha que profundiza en horror, xenofobia, misoginia, continuidad del racismo, persecución y estigmatización que lleva el exterminio de adversarios convertidos en enemigos por virtud del soberano y su partido en su reality de taller de los sábados por los canales públicos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.