Los orígenes históricos de la Sociedad de Nazarenos de Tunja

Foto | Hisrael Garzonroa
Publicidad

La Sociedad de Nazarenos de Tunja tiene sus orígenes en la mitad del siglo XVI, cuando el cura párroco de la ciudad, Don Juan de Castellanos, organizó la semana Mayor, que ha tenido su tradición de cuatro siglos y medio en Tunja, como también lo ha sido en Santa Fe de Bogotá, Popayán, Mompós, Pamplona y otras ciudades.

Este gran humanista y cronista, natural de Alanís (España), autor del libro “Elegías de Varones ilustres de Indias”, una obra escrita en 113.609 versos, fue beneficiado de la parroquia de Santiago de Tunja durante 45 años, hasta su muerte en el año 1607.

Foto | Hisrael Garzonroa – EL DIARIO

Con verdadero dinamismo luchó y logró la construcción de catedral de Tunja, con grandiosidad arquitectónica y artística. Con sus tertulias apoyó a grandes pintores, escultores y arquitectos, convirtió a Tunja en la ciudad cultural más importante del Nuevo Reino de Granada.

Publicidad

En los finales del siglo XVI se creó en Tunja la primera Sociedad de Nazarenos, que se preocupó por la organización de las procesiones de la semana santa con gran pompa y devoción.

Foto | Hisrael Garzonroa – EL DIARIO

Sus antecedentes se encuentran en Sevilla (España), en las hermandades de Semana Santa, que aún hoy se encuentran en las organizaciones de los “Tronos”, o pasos que sirven de base para representar el Viacrucis o drama de la pasión en sus diversas expresiones y cuyos conjuntos artísticos se presentan estéticamente decorados.

Le puede interesar: Semana Santa en Tunja, una tradición de 426 años

La Semana Santa es la expresión más grande de la piedad cristiana en el mundo. En un pueblo de esencia cristiana como Tunja, la semana Mayor representa la presencia del fervor religioso y una organización de fama nacional de las procesiones.

Desde el siglo XVI, ya hace cuatro siglos y medio, la Sociedad de Nazarenos de Tunja ha organizado los pasos en las procesiones: el paso de la Sentencia, el paso de la Oración en el Huerto, Cristo Atado a la Columna, el Santo Ecce Homo, Cristo con la Cruz a Cuestas, el Señor Caído, San Pedro con las Llaves, las Tres Marías, la Verónica, la Magdalena, la Crucifixión, el Santo Cristo, el Cristo del perdón, Jesús en Brazos de su Santísima Madre, la Dolorosa, el Santo Sepulcro; el Lidnun Crusis, y otras. Se organizaron las cofradías, para llevar los pasos en las procesiones. Cada cofradía cuidaba sus pasos y se reunían varias veces en el año para precisar la asistencia social a sus miembros, elegir nuevos dignatarios y tratar diversos asuntos de la corporación.

Foto | Hisrael Garzonroa – EL DIARIO

Siguiendo la tradición de las Hermandades sevillanas, las familias tunjanas, tradicionales se encargaban de organizar los pasos, los cuales siempre han sido por siempre muy engalanados y decorados. Posteriormente no se tuvo en cuenta la tradición de la nobleza, sino de las familias Tunjanas, y el grupo de personas con espíritu cívico y religioso que se unen para la organización, decoración de los pasos y la relación con los demás pasos en las procesiones, esta tradición se ha transmitido de generación en generación.

La Sociedad de Nazarenos de Tunja recibió su personería jurídica No 039, del 02 de abril de 1982. Es una institución con más de 350 nazarenos, distribuidos en 26 grupos que organizan y llevan los pasos en las procesiones de Semana Santa. Cada grupo alrededor de su paso tiene un Jefe, quien es el encargado de ordenar y de lograr la dinámica del grupo.

Asimismo, su relación constante con la Junta Directiva, encargada de la organización de todos los pasos en las procesiones de Semana Santa.

En la segunda mitad del siglo XX, destacamos la acción de Monseñor Jorge Monastoque Valero (q.e.p.d), quien con su acción parroquial en la Catedral de Tunja colaboro decisivamente con la Sociedad de Nazarenos en su conformación y en la organización de las procesiones en la Semana Santa.

Esta visión histórica de la Sociedad de Nazarenos de Tunja, la corporación más antigua de esta ciudad, con más de cuatro siglos y medio de existencia, refleja la grandeza y pompa de la Semana Santa en una de las ciudades colombianas de más tradición hispánica y colonial.

Por ello es importante que todos los Tunjanos tengamos el orgullo de esta conmemoración religiosa del Mundo Católico, una de las más organizadas de Colombia, que necesita del interés y la colaboración de todos para su mayor dinámica y difusión a nivel nacional y mundial.

• Escrito de Javier Ocampo López, Academia Boyacense de Historia, tomado de la página de la Sociedad de Nazarenos de Tunja.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.