¿Le faltó deportividad a Nairo Quintana?

3
7406
https://www.oasport.it

La etapa reina del Giro de Italia tuvo como curiosidad el problema estomacal de Tom Dumoulin. El holandés tuvo que separarse del pelotón y Quintana no lo esperó. ¿Le faltó deportividad al de Cómbita?

Nairo Quintana es hoy centro de críticas por la situación que se presentó durante la disputa de la etapa reina del Giro de Italia. En el ascenso al último puerto de montaña del día, el líder de la general, Tom Dumoulin, tuvo que alejarse del pelotón de favoritos ya que tuvo una urgencia estomacal.

El pelotón siguió pedaleando y luego Dumoulin vio imposible retornar al grupo. A partir de esto empezaron a llover críticas sobre el jefe de filas del Movistar ya que no tuvo la gentileza que si tuvo el holandés el día en que Quintana sufrió una caída.

En esa ocasión, etapa 15, Quintana sufrió una fuerte caída y el líder de la carrera ordenó a sus compañeros de equipo reducir el ritmo de carrera para que Quintana pudiera reintegrarse al grupo.

En la etapa reina eso no ocurrió, Dumoulin tuvo que encarar solo los últimos 30 kilómetros de competencia y eso terminó costándole un valioso tiempo en la clasificación general.

Y entonces no faltaron comentarios del tipo “Nairo es un gran ciclista pero no es un caballero” o “todo un ejemplo de antideportividad el de Nairo Quintana y el de Nibali”.

Pero son varias aristas las que hay que analizar antes de juzgar y atacar a Quintana. Lo primero que hay que aclarar es que una vez que Dumoulin se retiró del pelotón, quien mantuvo el ritmo fue Franco Pellizotti, gregario de Vincenzo Nibali. Pellizotti fue el encargado de acelerar el ritmo del pelotón de favoritos y de hacer imposible el retorno de Dumoulin al grupo.

También hay que fijarse que Quintana jamás atacó, y eso se puede deber a varias razones: Quintana no quiso aprovecharse de la situación, o quizás no tenía restos físicos para hacerlo. De hecho, Nairo Quintana solo se dedicó a responder a los ataques de Nibali. Y es ahí donde está la última razón de porque son injustas las acusaciones contra el combitense.

Antes de decidir si lo espera o no, Quintana tenía que acordarlo con Nibali, rival directo por el título, y rival que no aflojó en su intención de recortarle tiempo a Dumoulin.

Lo cierto es que este tipo de incidentes son parte del deporte y más en uno como el ciclismo; algunos hablarán de deportividad, de caballerosidad, de juego limpio, pero dentro de un año lo único que recordará la afición es quién fue el campeón. Y muy seguramente los amantes de este deporte recordarán el tesón del holandés, que a pesar del contratiempo sufrido, se esmeró por terminar en solitario el recorrido, con todo lo que implica seguir pedaleando sin sentirse en las mejores condiciones, subir en soledad un puerto de montaña de primera categoría, y dejarlo todo para seguir en la pelea por el título.

 

3 COMENTARIOS

  1. Que periodista tan mal informado, su jefe no recibe pauta publicitaria por titulares chimbos, esto ya es un sitio de noticias Falsas jejeje.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.