La ‘pesadilla amarilla’

0
1290
Archivo

Por: Daniel Triviño

El 9 de diciembre de 2018 River Plate vencía en una final histórica a su rival de toda la vida, hecho que desencadenó una enorme crisis en el ‘club de la Ribera’. Por supuesto, y muy a su estilo, los argentinos, partidarios de Boca Juniors, culparon a Wilmar Barrios por la derrota dado que fue expulsado al inicio del segundo tiempo extra.

Pero desconocieron los hinchas argentinos y la misma prensa partidaria de Boca Juniors, que Barrios fue en gran medida el artífice del éxito de un Boca pobre, limitado y aburridor, que de no ser por las agallas del colombiano, no habría disputado dicha final.

Igual historia está viviendo Nairo Quintana, que hoy es el objetivo número uno de la prensa española y de sus compañeros en el Movistar Team, quienes lo responsabilizan del fracaso de la escuadra telefónica en el Tour de Francia.

“Iba de farol. Cuando Nairo Quintana dijo que iba a trabajar para Landa y Valverde después de quedarse sin opciones en la clasificación general del Tour quería decir que iba por libre. Y así ha corrido la decimoquinta etapa y última de la carrera en los Pirineos. Ni como líder ni como gregario, el colombiano no está en la carrera”, sentenció el diario español Marca en un comentario editorial durísimo con el colombiano.

Curiosamente la prensa ibérica no ha medido con el mismo rasero a Mikel Landa, quien fue vendido hace años como la gran promesa del ciclismo español, el “elegido para reemplazar a Contador”, pero en ello se quedó, en una eterna promesa que desobedece órdenes de equipo, que irrespeta líderes de escuadra y que poco aporta en la consecución de objetivos.

Que la prensa española sea blanda con su deportista y dura con el foráneo no ha de sorprender, pero si es muy reprochable que esa misma posición haya sido tomada en el Movistar Team, que ha dejado claro como es líder en abandonar a sus deportistas.

Es líder en abandonos tanto deportivamente como estratégicamente. Muestra de lo primero fue la etapa del 20 de julio, en la que la “falta de comunicación”, dejó a Quintana por fuera de la pelea. Muestra de lo segundo fue la postura que tomaron hombres con Landa y Alejandro Valverde, que salieron inmediatamente a atacar a Nairo Quintana.

Igualmente reprochable es que el director deportivo no haya tenido palabras de apoyo, de aliento con el hombre que supo darle más alegrías y éxitos al Movistar Team desde que fue concebido en 2011.

Afortunadamente  los días de Quintana en el Movistar están contados, así como los triunfos de Mikel Landa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.