La paradoja del crecimiento sin empleo

Foto | Portafolio.co

Por: Edilberto Rodríguez – Profesor investigador, integrante del grupo OIKOS de la UPTC

El DANE ha reportado una leve mejoría en el mercado laboral, durante el periodo mayo 2020/ mayo 2021, resultado de la moderada recuperación económica, sin embargo, en los últimos dos meses el desempleo no declina. En Boyacá, el desplome de la economía, ha estado acompañado de un aumento del desempleo y el recrudecimiento de la pobreza. Al gobierno departamental no le será fácil revertir este panorama.

El contexto

En la década del 60, el economista estadounidense Arthur Okun constató empíricamente una relación inversa entre el crecimiento económico y el desempleo; posteriormente esta hipótesis fue elevada al santoral doctrinario como la Ley de Okun. Esta regularidad estadística tiene validez en condiciones normales de desenvolvimiento de la economía, pero en coyunturas atípicas como la actual, en las que en 2020 se registró la peor crisis económica de Colombia, por cuenta de la pandemia, tendría una explicación distinta, no derivada de una caída de la productividad, sino del cierre de muchas empresas y establecimientos, que se vieron forzados a “destruir” empleo, lo que elevó la población económicamente inactiva  y  acentuó la informalidad, hoy calculada en 48,3 por ciento de la fuerza laboral.  

La coyuntura actual

Según las cifras divulgadas por el DANE, la reversión del desplome del mercado del trabajo se da un año después, sin embargo, no obstante que la tasa de ocupación se mantuvo inalterable entre abril y mayo de este año (50,8 por ciento) y el ritmo de desempleo se elevó de 15,1 a 15,6 por ciento en estos dos últimos meses, con 166.000 desocupados más, el Gobierno anuncia que en el periodo mayo 2020-2021,  se  logró remontar la peor coyuntura en la generación de empleo en Colombia, al abatir la tasa de desempleo de 21,4 a 15,6 por ciento en ese periodo. En cifras en absolutas, ello significa que se generaron 3,2 millones de empleo y se perdieron más de 900.000 puestos de trabajo, aunque el mercado laboral no ha podido retornar a los 22 millones de puestos de trabajo existentes en febrero de 2020, en víspera de la eclosión pandémica. En mayo de 2020 el número de ocupados alcanzaba 17,2 millones de personas.

¿Cuál es la paradoja?

Ahora bien, al reconocerse una relación inversa entre crecimiento del PIB y el ritmo de desempleo, se observa que, salvo algunos años aislados, este vínculo es más evidente en Boyacá que en Colombia. Aún más, se presenta una paradójica situación en la que, pese a que la economía se expande o se contrae, lo hace simultáneamente el desempleo. Una explicación convencional, podría atribuirle este comportamiento al incremento de la productividad de los factores productivos, particularmente a una mejor dotación de maquinarias y equipos, ahorradores de mano de obra, o a innovaciones tecnológicas en los procesos de producción. De otro lado, una versión alternativa señalaría el derrumbe de la demanda interna, y la consiguiente disminución de los pedidos y una menor utilización de la capacidad instalada de las empresas, que, según la Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo, fue en mayo pasado de 69 por ciento, que llevó a que el 22,2 por ciento de las empresas redujera el personal ocupado con respecto al periodo de prepandemia y el 51 por ciento de los empresarios encuestados manifestara que no hay condiciones económicas favorables para la inversión. Es muy ilustrativo que el 71,5 por ciento declaró que las condiciones sociopolíticas son desfavorables.

Comportamiento de algunas variables económicas y sociales

AñoBOYACÁCOLOMBIA
PIBTasa de desempleo (%)Desempleados (miles de personas)Pobreza  (miles de personas)PIBTasa de desempleo (%)Desempleados (miles de personas)Pobreza (miles de personas)
20064,810,5596,712,02.315
200712,99,4546,711,22.146
20087,26,9413,311,22.209
20090,99,8541,112,02.516
20103,710,157 4,511,72.562
20119,48,0476,910,82.429
20123,17,3435423,910,32.39018.471
20132,98,9535815,19,62.24617.531
20144,37,5465644,59,12.15416.785
20155,66,2405473,08,92.14816.919
20160,87,0435182,19,22.25517.134
20171,07,5464671,49,42.32216.836
20182,97,4464382,69,62.40216.808
20192,48,6504583,310,42.60717.470
2020-7,312,263513-6,815,83.75421.022

Fuente: GEIH/ Cuentas Nacionales- DANE

Y, ¿de Boyacá qué?

El lamentable desempeño de la economía boyacense en 2020 no parece favorecer mucho al actual gobierno departamental, pues ese drástico bajonazo del PIB, sin precedentes, estuvo acompañado de una escalada del desempleo y de un rebrote de pobreza monetaria que gravita sobre el 39,8 por ciento de los boyacenses, equivalente a 15.000 personas, que perciben menos de $281.771 mensuales. El desplome de la economía colombiana tuvo un gravísimo impacto en el desempleo, y, por contera, en un mayor empobrecimiento, tanto urbano como rural, pese a las transferencias monetarias gubernamentales, que actúan como paliativos asistencialistas. Los 1,1 millones de trabajadores y empleados, que perdieron sus empleos en 2020, engrosó en 3,5 millones los pobres que malviven con subsidios y precarios ingresos derivados del rebusque diario. Como lo han revelado varios estudios, la mayor vulnerabilidad se concentra en la población joven y femenina. El estallido social es una “válvula de escape” de la crispación ciudadana.

Así las cosas, la pandemia fue el detonante para aumentar, dramáticamente, la brecha de la desigualdad social.

E-mail: [email protected]

Twitter: @zaperongo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.