La necesidad obliga: cámaras de comercio y gremios locales al fin se acercan

0
307
Foto | Archivo

Ahora falta ver si son capaces de permanecer unidos, relanzar el Consejo Intergremial y al fin trabajar juntos para fortalecer el aparato productivo, desde la acción particular de cada gremio y, en conjunto, de todos los sectores, para ayudar, junto al gobierno regional y local, a pensar y rediseñar la nueva normalidad que surgirá después de la pandemia del Covid 19, un horizonte que todavía no está despejado, ni en el tiempo ni en su forma.

Las cámaras de comercio de Tunja, Duitama y Sogamoso se reunieron con los diferentes gremios del departamento de Boyacá para establecer compromisos puntuales con los que se apoyará al tejido empresarial y comercial boyacense, manifiestan los signatarios de este compromiso que en principio suman diez instancias gremiales, a las cuales ya se han sumado cuatro más. 

La iniciativa fue de las tres cámaras de comercio que en reunión realizada con diferentes gremios del departamento, reafirmaron el compromiso de trabajar conjuntamente para contribuir a los esfuerzos que se han venido adelantando para enfrentar la propagación del virus, y a la vez formular estrategias encaminadas a propiciar la reactivación económica del tejido empresarial y comercial boyacense. 

Con base en esta reunión, los gremios presentes se comprometieron con  cinco puntos que consideran fundamentales: 

1. Crear nuevamente el Consejo Intergremial del sector productivo, con el fin de generar propuestas encaminadas a fortalecer este sector en el departamento. En este punto vale decir que lo primero debe ser evitar los errores cometidos en la formación del primer comité intergremial que se ensayó en el departamento a comienzos de este siglo, y que en realidad, fuera de la figuración de dos o tres emergentes no avanzó en el logro de sus objetivos esenciales. 

2. Apoyar a la Gobernación de Boyacá y a las 123 alcaldías municipales, para contribuir con la apropiación de medidas y acciones que permitan el regreso seguro a la actividad empresarial y comercial, evaluando cada uno de los protocolos de bioseguridad de los sectores autorizados a reanudar sus actividades y presentando a las administraciones municipales las recomendaciones que permitan su adecuada implementación. Este objetivo es particularmente importante en estos momentos, dado que como dice el presidente de la Cámara de Comercio de Tunja, Julián Galvis, el proceso de reactivación de la economía va a ser muy lento y exigente. Ahora bien, que tanto el gobierno departamental como los alcaldes estén dispuestos a oír  y a trabajar en conjunto.

3. Apoyar a la Gobernación y a las alcaldías en la construcción de sus planes de desarrollo, centralizando y unificando las iniciativas presentadas por los gremios, a fin de propiciar la reactivación económica. En este caso el asunto es que los planes de desarrollo terminaron siendo armados a las volandas, sin mayor discusión ni participación de los distintos estamentos. Todos estos documentos van para los respectivos concejos y para la Asamblea, para ser aprobados en este mes de mayo. No se ve la ventana que permita la entrada de lo que puedan aportar los gremios, cuya participación, en la única instancia que tienen que es el Consejo Territorial de Planeación, no fue la más generosa en esta oportunidad.

4. Estudiar desde el Consejo Intergremial los documentos presentados por los gremios, con el fin de consolidar las propuestas y elevarlas formalmente ante los correspondientes entes territoriales, sobre temas relacionados con cargas tributarias, servicios públicos, entre otros, guardando el equilibrio entre las finanzas públicas y el crecimiento empresarial. Temas vitales que deben ser asumidos a fondo. Aquí va a surgir un enorme campo de discusión en el inmediato futuro, dado que el costo de los servicios públicos, que a su vez es consecuencia del manejo que se les ha dado en los últimos años deberá ser adecuado a las circunstancias de la crisis económica que seguirá a la pandemia.

5. Hacer el seguimiento, a través del Fondo Regional de Garantías (FRG), de la colocación de recursos dirigidos a los empresarios mediante la instalación de una mesa permanente entre las cámaras de comercio de Tunja, Duitama, Sogamoso y el FRG en cabeza de su directora Gloria Ladino, con quien ya se estableció el compromiso de hacer un seguimiento semanal. 

Los acuerdos fueron establecidos por: la ANDI, Fenalco Boyacá, Cotelco Capítulo Boyacá, Asobares, Acodrés, Asociación Industrial de Sogamoso, Ciudadela Parque Industrial, Cámara de Comercio de Sogamoso, Cámara de Comercio de Duitama, Cámara de Comercio de Tunja; y en las últimas horas se han adherido Camacol y Fenalce, entre otros. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.