La enfermera boyacense que ayuda a sus pacientes con música de violín

Foto | Archivo personal

Lida Esperanza Cuta, oriunda de Paipa e integrante de una familia de grandes talentos musicales, es la jefa del Servicio de Hospitalización de Pediatría del Hospital Infantil Universitario de San José, en Bogotá, en donde la música se ha convertido en un paliativo para ayudar a los niños y sus familias a aliviar el sufrimiento.

Desde cuando realizaba las prácticas como estudiante de enfermería en la Universidad de la Sabana, Lida Esperanza Tuta Ortiz comenzó a utilizar la música de su violín para ayudar a los pacientes a soportar las enfermedades.

Foto | Archivo personal

La relación de Lida Esperanza con la música comenzó desde niña, escuchando a su padre, Pedro Cuta; también violista; y a sus hermanos y tíos, todos virtuosos en la interpretación de diferentes instrumentos musicales.

Publicidad
Foto | Archivo personal

Su padre siempre ha hecho parte de conjuntos musicales, especialmente mariachis; su abuelo paterno, Leonardo Cuta, tocaba saxofón, bandola, guitarra y violín, sus hermanos interpretan la guitarra y cantan; sus tíos tocan guitarra, trompeta, violín; y su hermano, Flavio, es tal vez el mejor bajista de Colombia y actualmente integra la orquesta Los Alfa 8.

Por eso la pasión de Lida Esperanza por la música y el violín hacen parte de su historia de vida. Ella hizo parte durante varios años del proceso musical de la Escuela de Música de Paipa, que dirigió el maestro Miguel Duarte Figueroa.

Foto | Archivo personal

Estudió en el Colegio El Rosario de Paipa; después, en Tunja, realizó su bachillerato en la Normal Femenina y viajó con sus padres a Bogotá, en donde estudio Enfermería en la Universidad de la Sabana.

Su trabajo como enfermera comenzó en el área de urgencias de Pediatría de la Clínica de la Sabana; después estuvo en el servicio de Pediatría de la Clínica Cardioinfantil y ahora es enfermera jefe del servicio de Pediatría en el Hospital Universitario de San José.

“Desde mi proceso como estudiante; en cada énfasis siempre apliqué la música para ayudarle a los pacientes e incluso sobre ese aspecto realicé mi trabajo de grado. En uno de mis primeros trabajos tuvimos que atender a habitantes de la calle con enfermedades como VIH y tuberculosis y siempre fue grato verles una sonrisa y lograr que más personas acudieran a los servicios a recibir los medicamentos porque encontraban que la música les brindaba alivio y tranquilidad”, señala Lida Esperanza.

Lida junto a sus padres, Flor Ortiz y Petro Cuta. Foto | Archivo personal

“En el Hospital Universitario de San José también ha resultado muy gratificante ver sonreír a los niños que en la UCI deben soportar enfermedades muchas veces prolongadas y complicadas; que en muchas ocasiones comparten, cantan y hasta bailan conmigo”, agrega.
Las directivas de la Clínica están felices no solamente porque saben de las bondades de la ‘terapia’ que aplica Lida Esperanza y por la alegría que genera entre los niños sino porque su labor ha sido objeto de reconocimientos en medios de comunicación como El Espectador o Caracol Internacional.

Lida Esperanza también es feliz. Con sus conocimientos de enfermería y con su ‘musicoterapia’ les enseña a sus pacientes que su dolor y sufrimientos pueden ser más llevaderos con la música y que sí es posible una realidad distinta.

Una nota publicada esta semana en el diario El Espectador indicó que “Lida Esperanza Cuta tiene muy desarrollado el sentido del oído. Lo utiliza muy bien para escuchar las dolencias, las historias y las anécdotas de sus pacientes cuando desempeña su rol como jefa del Servicio de Hospitalización de Pediatría del Hospital Infantil Universitario de San José, en Bogotá, pero también emplea la audición para aprenderse las melodías que les interpreta en su violín”.

Así es que la jefa del Servicio de Hospitalización de Pediatría, a quien los niños y las niñas llaman cariñosamente ‘Jefe Lida’, es una convencida del poder de curación de la música, y ella es uno más de los instrumentos para conseguir una mejoría física, mental y emocional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.