Indignación Académica ED. 882

0
1515
PUBLICIDAD

Indignación Académica.

Esto fue lo que sucedió en la última semana del mes de las benditas almas en la Academia del Pasaje Vargas, al conocerse el comentario ‘mala leche’, de Julito en la uvedoble contra nuestro paisano y ahora Contralor de la capital de este país de locos. La gran mayoría de los Académicos en las distintas mesas de tinto a lo largo del Pasaje, estuvieron de acuerdo en que lo de Julito merece una nota de protesta ante todos los organismos nacionales e internacionales, solicitando respeto con esta tierra, ‘Cuna y Taller de la Libertad’. Claro, como no son los paisas o los vallunos, los costeños o los del eje cafetero, que esos sí son los capacitados, los que se rodean de los suyos, los que se presentan como ejecutivos, los que saben de las finanzas, del derecho, de las técnicas y un largo etcétera, entonces la decisión de rodearse de sus amigos y paisanos, por parte de nuestro paisano, eso sí les parece un horror, un crimen de lesa humanidad.
Nada de eso, protestaron nuestros Académicos. Que Juanca haya nombrado en su cuerpo de asesores cercanos a sus amigos y compañeros de aventuras y luchas políticas y administrativas de toda la vida, no tiene nada de raro ni censurable. O qué querrían, ¿que nombrara a diez paisas, a otra docena de costeños y de vallunos, o de semipaisas del viejo Caldas para decir que eso sí era imparcialidad, mientras sus paisanos aquí con quienes se ha construido el camino, quedaban mirando un chispero? Es urgente en esta ocasión que los boyacenses cerremos filas, sugirieron muchos, aquí debemos defendernos.
Porque, entonces, los verdaderos bandidos de guayabera y fino cuello blanco que se robaron Reficar, grupo del que acaba de morirse el más de los más que era el viejo Fabio Echeverry, negarán que eso es un robo, siempre dirán que fueron unos simples sobrecostos, de los que My President Juanma dice que tal vez sí, pero que ahí está la Refinería. En este tumbado van como en cuatro o seis billones de pesos, pero el asunto ya está superado. Pero, en cambio, se alarman y hacen el escándalo toda la semana porque uno de los nuestros, de estas tierras muiscas, nombra media docena de sus más cercanos y paisanos con contratos que no valen una lagaña comparado en lo de Reficar, por ejemplo. Entonces, que en el equipo de Granados estén sus mejores colaboradores de toda la vida, insisten los Académicos, es apenas obvio. ¡No iba a nombrar a los enemigos o a desconocidos!

No les va muy bien.

Es lo que están diciendo los candidatos que se preparan para la contienda electoral de marzo próximo, certamen en el cual se elegirán o reelegirán los miembros del nuevo Congreso de la República. En estos días uno de esos candidatos conocedores y viejos luchadores de la manzanilla por entre sorprendido, decepcionado y resignado contaba en la Academia que en esta oportunidad, los tradicionales electores no vacilaban en espetar tal cual bestialidad, (¿o verdad?) diciéndoles, ‘otra vez ustedes, ladrones, corruptos, sinvergüenzas’.
En la Academia este testimonio ha sido abordado ya en varias sesiones de las últimas horas para saber el concepto de nuestros expertos y exegetas, quienes han lanzado algunos ensayos de explicación, siendo la más contundente, una tesis que dice que aquí lo de la corrupción no va a parar ni con estos ni con los futuros, sean cristianos, comunistas, liberales, godos, del Centro Demoniaco, Uribestias, de la congregación del Santo Obispo o militantes de Chucho sin Serrucho. Que esto no lo para nadie, que los negocios seguirán siendo negocios y que todo será transable, tendrá valor y siempre alguien pagará y el otro venderá. Que la farsa de Odebrecht es el vivo ejemplo donde los que han caído, para el escándalo y el escarnio, son los lava perros de segunda fila a los que les tiran los mendrugos y después les echan mano y se los presentan a la galería y luego al foso de los leones, mientras los verdaderos beneficiarios y negociantes, están intocados, impolutos, libres de pecado y que así van a seguir las cosas; que los buenos negocios serán de ellos a punta de la peor corrupción. Y que la chusma hambrienta y jodida, dándose cuenta, porque no es bruta, a la menor oportunidad, tratará de salvar lo suyo, donde quiera que lo vea o lo encuentre. Así que las primeras conclusiones contundentes de la Academia es que el rechazo a los corruptos no pasa de un embeleco, porque al que le den papaya, de abajo, del medio o de arriba, no dudará en comérsela.

Otra vez la chusma traicionada.

Todo parece indicar que así va a ser, han pronosticado nuestros Académicos en los últimos días, al ver cómo todo va enrumbado a desbaratar y hacer trizas, como dice el uribestiario, los llamados Acuerdos de Paz que le granjearon el Nobel a My President, Juanma.
A la Chusma siempre la han traicionado desde Santafé, recuerdan los Académicos, con los primeros tintos de la mana. Hace más de dos siglos, a los chusmeros comuneros que avanzaron desde Santander, su ilustrísima el Arzobispo los enredó en el puente, pasando Chía, los hizo devolver y, después, con su absolución previa, los mandaron cazar como ratas y los descuartizaron a todos. Y de allá hasta aquí ha sido lo mismo en las incontables traiciones al coronel Aureliano Buendía, hasta los más recientes y sofisticados acontecimientos cuando, otra vez, con la bendición de su ilustrísima, el Presidente de la Conferencia, (nuestro buen Moncho, el Gerente de la Arquidiócesis de Tunja) ganó el no en el plebiscito para justificar el comienzo de la misma traición que ya está en marcha… De esto han tratado nuestros Académicos que también al final del día se esfuman para no responder por todo lo que han dicho en cada jornada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.