Gerente del hospital de Chiquinquirá, repite

A Luz Marina Estupiñán Merchán se le entrega la responsabilidad de posicionar este Hospital Regional como una entidad viable, ajena a manejos amañados de  sus recursos y distante de la sombra de los políticos regionales.  

La semana anterior, se conoció la designación de  Luz Marina Estupiñán Merchán  como gerente del Hospital Regional de Chiquinquirá. Lo hará, para un nuevo periodo de cuatro años, por  designación del propio Gobernador Ramiro Barragán.  

Publicidad

En medio de un escenario polarizado, -entre quienes apoyan la gestión de la gerente durante los últimos cuatro años, y quienes proponen  una atmosfera de cambio en la máxima cabeza del Hospital-, han transcurrido los últimos días, luego de que el Gobernador anunciara su designación y  luego de la aparición de los primeros casos de coronavirus en la ciudad.  

Como siempre sucede, la ciudad  estuvo  sensible para conocer esta designación,  en medio de especulaciones alrededor de tres nombres que se ventilaban: Ricardo Salinas Torres, Juliana Cortázar  y la misma, Luz Marina Estupiñán. 

Pero, siempre atentos a los movimientos de los dirigentes políticos de la región, los mismos que actúan con rapidez y sigilo en estos casos, aún en tiempos de pandemia.

Recordemos que este Hospital Regional de Chiquinquirá, en otro  momento, fue centro de  disputas entre sectores de influencia regional,  encabezados por dirigentes como Armando Quiñonez Garzón, Rafael Romero, Pablo Sierra León y un sector tradicional del partido conservador.

Pero,  ¿cuál es el atractivo de este Hospital?  En  general, los intereses cada cuatro años  son  los mismos.  En primer lugar,  una generosa nómina de personal que maneja este hospital,  casi toda  doblegada al modelo de  tercerización  que lesiona  los derechos reales de los trabajadores. Y en segundo lugar,  los recursos que maneja anualmente, que alcanzan a superar los 40 mil millones de pesos, cifras muy codiciadas por esos apetitos.  Presupuesto, incluso, que supera el  asignado para el Municipio de Chiquinquirá durante un año de vigencia.

Sin embargo, el terreno no fue  fácil. Para  esta elección, dos facetas inéditas  marcaron el ambiente de la designación de la gerente de Chiquinquirá.  Por un lado,  un sector de la ciudadanía crítica, detractora y reacia a valorar la gestión de la actual gerente, con señalamientos de despotismo y cuestionamientos alrededor de la ausencia de rutas de atención, inversiones en infraestructura innecesarias y deficiencias en los servicios de urgencias.  Un sector de ciudadanos que  llevó incluso a convocar a cacerolazos y levantamiento de firmas para demostrar el rechazo a este nombramiento ante el Gobernador.

Y por otro lado, un sector de ciudadanos, trabajadores del sector de la salud  y organizaciones que valoraron  el gesto  del actual gobernador, ratificando a una mujer con  conocimientos en el sector de  salud, con criterios técnicos y profesionales para  gerenciar este hospital de segundo nivel, por cuatro años más.  Y  cuya gestión, está respaldada en indicadores positivos  en términos de modernización, eficiencia administrativa, actualización y mejora  integral  de los servicios hacia  los usuarios.   

Hoy, el gobernador Ramiro Barragán, deposita nuevamente la confianza en Luz Marina Estupiñán Merchán.   Y le entrega la responsabilidad de posicionar este Hospital Regional como una entidad viable, ajena a manejos amañados de  sus recursos y distante de la sombra de los políticos regionales.  

Para algunos observadores, este mandato ofrece garantías  y llena de confianza a los usuarios  que alcanza a sumar más de  250.000 habitantes   ubicados en tres departamentos distintos. Pero especialmente,  este nombramiento llena de confianza a una  zona, como el Occidente de Boyacá,  que mantiene fenómenos aún muy complejos,  a pesar de haber firmado la PAZ hace 30 años y que insiste en reconstruir  su  tejido social luego de varias décadas  de tragedia, miseria y atraso.

3 COMENTARIOS

  1. Muy lejos de los manejos amañados y de los acuerdos, lo que pasa es que no son visibles, se trata de un acuerdo económico para seguir defraudando al Hospital y la gente de occidente, solo los ingenuos se creen el cuento de la gestión, de seguro es digestión, existe un acuerdo para saquear los recursos de la salud solo eso explica la presencia de alguien con el talante de la señalada que no respeta lo púbico como es su actuación en los cargos que ha ocupado….

  2. Creo que los que hablan de apropiación y amañamientos políticos desconocen la labor de lo que era ese gallinero hace 4 años, no son objetivos solo que aspiraban a tener un puesto más para desangrar la labor adelantada por la gerente actual que nunca volverá a ver el occidente

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.