Fábrica de analfabetas

Imagen | EL DIARIO

Por | Guillermo Velásquez Forero

Guillermo Velázquez

Las Pruebas Pisa de 2018 revelaron que los estudiantes de Colombia son analfabetos. Los resultados muestran que menos del 1% logró superar la prueba de lectura crítica. Que más del 99% no alcanzaron los niveles más altos (5 y 6) de la prueba de lectura, esto significa que no pueden discernir entre hechos y opiniones. Y más del 50% quedaron entre los niveles más bajos (1 y 2), lo cual revela que no pueden ni siquiera reconocer las ideas implícitas dentro de un texto: sólo saben hacer lectura literal (la que hacen los niños en la iniciación lectora). Esto muestra el vasto dominio del analfabetismo en nuestra sociedad. Un pueblo que ni siquiera tiene la facultad del Juicio, es decir, que es incapaz de discernir entre el bien y el mal, entre lo verdadero y lo falso, entre hechos y chismes u opiniones; una sociedad que carece de lucidez y de espíritu crítico, que nunca ha tenido conciencia de sus propias deficiencias y miserias ni de las posibilidades de salir de esa lamentable situación en que se encuentra hace 200 años. Un pueblo atrasado e ignorante, incapaz de tomar decisiones acertadas, que no ha podido verse a sí mismo, que no conoce su historia y es inepto para reflexionar sobre su propia realidad y, por eso, no sabe que lo tienen enterrado vivo en el culo del mundo; y que traga mentiras y falacias como si comiera mierda con fruición. Somos un país analfabeta, donde la mayoría de personas saben leer, pero no leen, y si leen no entienden, no comprenden ni son capaces de inferir, formular juicios críticos y argumentar. No hemos podido desarrollar la capacidad de contradecir, controvertir, impugnar, refutar, demostrar una tesis. Esa miseria mental hace imposible el debate, la controversia, la lucha de la inteligencia por alcanzar la verdad, el bien y la belleza; y, en vez de ideas y razonamientos o argumentos, los imbéciles utilizan armas, policías y sicarios (gente de bien) para matar al otro porque piensa distinto, tiene ideas diferentes y es capaz de expresarlas y defenderlas mediante la razón y el conocimiento. Hay que enseñar a leer y crear el hábito de la lectura crítica y facilitar el acceso a los libros físicos y electrónicos si queremos impedir que los políticos farsantes, embusteros, corruptos, ladrones y asesinos, en sus campañas y con sus sicarios de la prensa y la publicidad, sigan engañando a la gente y llevándola como recua de burros a elegir como gobernantes a sus enemigos, parásitos chupasangre, explotadores y verdugos, que hace siglos mantienen al país subyugado y en la pobreza, la miseria, el desempleo, el desperdicio de vidas, el odio y las violencias.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.