Entregarán ramos artesanales para proteger la palma de cera

En esta Semana Santa, Corpochivor invita a ser más consientes de los impactos del hombre en la naturaleza y buscar alternativas para proteger nuestros ecosistemas. Por esto, entregará 7500 ramos artesanales para proteger la palma de cera en su territorio.

En el marco de la campaña ‘Semana Santa, tiempo de reconciliación ambiental’, liderada por la Corporación Autónoma Regional de Chivor, Corpochivor, la entidad entregará ramos artesanales fabricados en calceta de plátano en los 25 municipios de su jurisdicción.

Publicidad

Con esta estrategia la Corporación pretende generar conciencia entre las comunidades del suroriente de Boyacá sobre la importancia de la conservación de la palma de cera, una especie que se ve gravemente afectada cuando se aproxima la celebración del domingo de ramos.

La palma de cera es crucial para la supervivencia de aves y mamíferos, pues es el hogar del periquito aliamarillo (Pyrrhura calliptera). Provee frutos de alta calidad ricos en aceites y proteínas que les aportan valores nutricionales a animales como el Oso Andino (Tremarctos ornatus), que se alimenta de semillas y los tallos de la palma. Dos especies en peligro de extinción.

La campaña tendrá dos momentos, el primero en las principales vías del suroriente de Boyacá, donde se sensibilizará a los viajeros sobre la importancia de la conservación de la palma de cera, además de realizar operativos de control de tráfico de esta especie. En el segundo momento, profesionales de la entidad se desplazarán a las diferentes parroquias para entregar los ramos en las ceremonias que estén autorizadas y siguiendo todos los protocolos de bioseguridad.

En la jurisdicción de Corpochivor se identificó la presencia de cuatro especies de palma: palma de cera real (Ceroxylon quindiuense) y palma de cera barrigona (Ceroxylon ventricosum), catalogadas en peligro de extinción, palma de cera dorada (Ceroxylon parvifrons) y palma de cera delgada (Ceroxylon vogelianum) catalogadas como vulnerables. Estas especies se desarrolla en bosques altoandinos de los municipios de Garagoa, Chinavita, Chivor, Pachavita, La Capilla, Ramiriquí y Tibaná, entre los dos mil y tres mil metros de altura sobre el nivel del mar.

Esta estrategia se encuentra articulada con la Diócesis de Garagoa en cabeza de Monseñor Julio Hernando García Peláez y el apoyo de los párrocos de los 25 municipios de la jurisdicción.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.