En Tunja reina la ineficiencia fiscal

1
2614
Foto | Carlo Fidel Gómez

Esa es la principal conclusión a la que llegó Fenalco Boyacá luego de hacer un análisis de la valorización predial durante los últimos 15 años.

Fenalco Capítulo Boyacá ha querido hacer su aporte en la discusión que por estos días sostienen los tunjanos respecto al avalúo catastral realizado a fines del año pasado y que desembocó en un alto incremento en el cobro del impuesto predial. Y por ello han realizado un juicioso estudio en el que analizan la valorización predial que ha sufrido la ciudad en los últimos 15 años y las consecuencias que esto ha tenido para diferentes sectores productivos de la ciudad.

Uno de los primeros hallazgos de Fenalco Boyacá es el “enérgico crecimiento de la población urbana”, lo que conlleva a condiciones favorables para el impulso de la economía local.

Sin embargo, eso no se ve reflejado en los indicadores de productividad de la ciudad; donde las condiciones para sectores como el comercio o la industria no están dadas para favorecer su crecimiento.

Y sin ningún tipo de titubeos afirman desde Fenalco que la crisis social que hoy vive la ciudad no ha sido desatada exclusivamente por la actualización del catastro, sino más bien en la asignación tarifaria. Es decir, que mediante el Estatuto de Rentas se han establecido una serie de descuentos o exenciones generales, determinadas por los plazos y no por las necesidades de la población. “Sin menospreciar las condiciones de intranquilidad que suscitan a la población, aclarando que el problema no está en la manera como se actualiza el catastro en la base gravable, sino que el problema es la asignación tarifaria; encontrando vacíos en términos de que el potencial de recaudo no se está reflejando en las finanzas municipales, y eso está conllevando a una situación de estancamiento de la inversión local, porque no está apalancada por recursos de ingresos propios que, cada vez más, para los municipios, están dependiendo de factores tributarios como son el impuesto predial e industria y comercio“, comentó César Castellanos, arquitecto y Magister en Planificación del Desarrollo Regional.

Castellanos, quien fue vital en la elaboración de este estudio, advirtió que si la situación es compleja en este momento, los próximos años todo podría empeorar, Elevar las exenciones en una vigencia equivale a poner paños de agua tibia ya que dichos beneficios no podrían tener vigencia en la siguiente vigencia o sino se afectaría el recaudo del municipio.

Por eso, desde Fenalco sugieren una serie de acciones para que esta situación no vuelva a presentarse, entre estas un ajuste anual del catastro, un ajuste del estatuto basado en principios de flexibilidad, que además tendría que ser revisado y actualizado anualmente; eliminación gradual y selectiva de factores que generan déficit (exenciones, mora, descuento); esfuerzo fiscal real y sostenido consistente e integral, reestructuración del POT para sacar el mejor provecho a aquellos terrenos que no representan una verdadera retribución para el municipio.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.