En espera de lo que nunca sucederá

Foto | Centro Dramático Nacional, "Esperando a Godot" de Samuel Beckett, dirigida por Alfredo Sanzol.

Por | Darío Rodríguez

Los personajes y situaciones de “Esperando a Godot”, la obra teatral del escritor irlandés Samuel Beckett, siguen siendo por lo pronto la metáfora más sólida del momento presente. Un puñado de personas con el rumbo perdido, sin muchas ambiciones o ningún plan, que ponen toda su esperanza en la llegada de Godot. Alguien que jamás llega, y cuya venida sería además inútil porque los problemas y angustias continuarán sin él o con él.

Tal es nuestro estado de postración en este país y en esta sociedad de Occidente. Las diversas crisis económicas en diversas naciones han puesto de presente los profundos engaños en que estamos sumidos (y estaremos si no logramos reaccionar; lo más probable es que no reaccionemos). Los modos de vida consagrados a un consumismo en apariencia sin límites, la acumulación de grandes capitales en pocas manos y las gigantescas desigualdades sociales – origen de conflictos armados – nos han abocado a un sinsentido que los medios de comunicación y el mundo de Internet saben aprovechar en su afán de dopar y enajenar a gran número de personas. Como los personajes de Beckett, malgastamos el precioso tiempo de la vida discutiendo banalidades, buscando tonterías, abandonando nuestros disipados cerebros en un sinfín de necedades. Y confiamos en que las soluciones van a ser mágicas, en que bastará un chasquido de los dedos, un parpadeo o el arribo de Godot para que todo se solucione.

Publicidad

Hay que volver a ver los detalles de esa pieza teatral. Fijarse muy bien, por ejemplo, en aquel sujeto que llega con un hombre atado a un collar o a una cuerda, casi como si se tratara de su esclavo; y así mismo la actitud del que está amarrado: servil, tranquilo, acostumbrado a su condena. Del mismo modo el árbol del fondo, una alusión clara al tema bíblico del discernir entre el bien y el mal, se convierte en un mero elemento decorativo, símbolo de la total indiferencia hacia las grandes preguntas pues lo que vale de veras es relajarse, divertirse, pasar buenos ratos. Mientras viene alguien a resolvernos los problemas.

La obra literaria y dramática de Beckett se ha encasillado, tal vez con cierta ligereza, como “literatura del absurdo”, “teatro del absurdo”. Pero el desmadre y la desorientación en que estamos sumergidos demuestran que, lejos de evidenciar ambigüedades, “Esperando a Godot” (y otros trabajos como las novelas “Malone Muere” o “Watt”) resultan informes analíticos muy precisos de esta época gelatinosa, vana, que nos tocó en suerte.

Es casi un compromiso social acudir de nuevo a las páginas de esta obra teatral. No con el fin de hallar una respuesta (el arte brinda pocas respuestas; más bien ayuda a perfeccionar el modo en que nos formulamos los interrogantes), sino con la segura convicción de ver cara a cara, sin anestesias ni velos engañosos, lo que los poderosos medios de comunicación, los gobernantes y los agentes del miedo nos impiden observar: nuestros propios rostros dominados por la estupidez y el terror.

Godot nunca llegará. Lo mejor que podemos ir haciendo es dejar de esperarlo – encargándonos de nuestras propias vidas – o, despidiendo las torpezas, modificar nuestro modo de espera. Sólo nosotros, no Godot ni nuestros amos, tenemos la opción de decidir.       

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.