El sector de la construcción cerró el 2019 con cifras positivas en Boyacá

Foto | Hisrael Garzonroa / EL DIARIO

Se proyecta que el 2020 será todavía mejor. Sin embargo, para Camacol Boyacá & Casanare es necesario un mayor involucramiento de la administración departamental y de las administraciones municipales para que el sector de la construcción sea visto como una fuente de generación de empleo y un renglón importante de la economía.

2017 y 2018 no fueron los mejores años en materia de ventas, tanto de vivienda de interés social (VIS) como de No VIS. Pero esa tendencia empezó a revertirse en 2019, y hoy el panorama para los constructores del departamento es esperanzador.

Publicidad

Para 2019 se tiene un registro de comercialización de 2.325 unidades de vivienda en el departamento, superando así el promedio nacional que quedó establecido en 2.200 unidades. La cifra no solo es positiva por superar el promedio, sino que también implica un repunte del 14,3% al cierre del año.

De esas 2.325 unidades de vivienda vendidas, 1.037 corresponden al sector No VIS, mientras que las restantes 1.338 son VIS, dejando ver que es este último sector el que jalonó el crecimiento del sector durante el último año.

“Creemos que el 2019 finalizó con una tendencia positiva para el sector de la construcción, que las ciudades que venían con buen crecimiento lo terminaron de consolidar, en este caso Sogamoso y Paipa. Tunja y Duitama, que habían tenido un crecimiento más lento mostraron un signo de mejora. En esa medida, sumado a la confianza del comprador, seguramente el año 2020 va a ser mejor, tanto para los constructores como para los compradores de vivienda”, comentó Ana Elvia Ochoa, gerente regional de Camacol Boyacá & Casanare.

Tal y como comenta Ana Elvia Ochoa, Sogamoso y Paipa fueron los municipios en los que se dio el mayor crecimiento en los indicadores de vivienda nueva. El caso de Sogamoso es el más significativo pues en 2019 se vendieron 429 unidades habitacionales; 327 del sector VIS y 102 del No VIS, esto equivale a un repunte del 61,9%.

En Paipa, en 2019, se vendieron 178 unidades habitacionales; 42 del sector VIS y 136 del No VIS. El crecimiento es significativo, pues para 2018 se vendieron 138, y tanto para VIS como No VIS hubo incremento en ventas en 2019. El repunte es equivalente al 29%.

Luego está Duitama, ciudad en la que se vendieron 533 unidades de vivienda durante 2019; 378 del sector VIS y 155 del No VIS. Dicho volumen de ventas significó un repunte del 23,7% respecto a 2018.

El caso de Tunja es el menos alentador, claro que sin llegar a ser alarmante. En la capital boyacense, para 2019, se vendieron un total de 1.235 unidades habitacionales; 591 del sector VIS y 644 del sector No VIS. Esto significó un decrecimiento del -2,1% respecto a 2018, pues en dicho año se vendiieron 1.261 unidades de vivienda.

Le puede interesar: Boyacá no fue esquivo al caso de la ‘Mermelada tóxica fase III’

Claro está que para afirmar que ha sido un año alentador, Camacol Boyacá & Casanare se fija únicamente en el volumen de ventas. Otro indicador realmente positivo es el de cantidad de unidades en oferta, que al término del año estaba en 2.859, equivalente al 3,1% de crecimiento. Un auge en este indicador permite ver que los proyectos de construcción siguen realizándose incluso después de vivir dos años de no muy buenos resultados para el sector.

Dados los resultados positivos al cierre de 2019, y las proyecciones alentadoras que se tienen para el 2020, desde Camacol Boyacá & Casanare no dudan en hacer un llamado a los gobiernos municipales y al departamental, para que se tenga en cuenta, en mayor medida, al sector de la construcción. Prueba de la necesidad de afianzamiento de la relación es que solo en Tunja el sector de la construcción llega a ocupar a siete mil personas al año, siendo una cifra para nada despreciable y mucho menos en el contexto de alta desocupación en la ciudad. Son conscientes desde Camacol Boyacá & Casanare, que articulando esfuerzos con el sector público puede darse vía libre a la consolidación de proyectos desde el sector público, de modo que se dé un empujón a la generación de empleo y a la vez al del auge de la economía.

Desde el gremio también piden por un mayor involucramiento a nivel departamental, pues el acceso a la información del sector de la construcción en municipios como Moniquirá, Villa de Leyva, Soatá, entre otros; permitiría tener un diagnóstico más preciso de las necesidades del mercado y del cumplimiento de metas en cuanto solucionar déficit de vivienda.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.