El problema de las plantas de tratamiento, además de construirlas es mantenerlas

Manuel Vicente Barrera, Gerente Veolia. Foto | Carlo Fidel Gómez / EL DIARIO

Es lo que concluye el gerente general de Veolia, aguas de Tunja, Manuel Vicente Barrera quien analiza con el director de El Diario, Pedro Mendieta, la situación actual del destino de las aguas servidas de los alcantarillados de los municipios de la cuenca alta del Río Chicamocha que por estos días presenta un alarmante índice de contaminación, aguas abajo, desde la represa de La Playa en inmediaciones del Barne y que se extiende hasta Sogamoso, con especial impacto en Duitama.

En cuanto a los costos de construcción de las plantas, que tienen que ir acompañadas de las ejecutorias que imponen los planes maestros de acueducto y alcantarillado, son bastante altos; sin embargo, se ha demostrado que es posible llevar a cabo estos esfuerzos y que el gobierno nacional y las demás instancias territoriales, si se lo proponen pueden sacar adelante estas obras; sin embargo, el problema es el mantenimiento y sostenimiento de estas instalaciones, afirma el ejecutivo.

Publicidad

Hasta el momento ninguna de las tres grandes ciudades del corredor ha logrado tratar la totalidad de sus aguas servidas, siendo la más adelantada Tunja, que hasta ahora trata 120 litros por segundo de los caudales producidos, cuyo total es de alrededor 300 litros. En el Caso de Sogamoso, que es la otra ciudad que tiene la infraestructura casi terminada de su planta de tratamiento, desde hace varios años el proyecto está parado y no se sabe si va a ser terminado; mientras Duitama, que es la más atrasada en este proceso, prácticamente tiene todo por hacer. En los demás municipios, la situación es aún más precaria.

Aquí el análisis con el ejecutivo tunjano. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.