El poder del miedo

Imagen | vía filosofia.nueva-acropolis.es

Por Guillermo Velásquez Forero

Guillermo Velázquez

El miedo es una de las emociones básicas, y constituye un esquema cerebral que funciona como un detector de peligros y amenazas reales o imaginarias contra la vida. Su fuente puede estar en el presente, el futuro, el pretérito o fuera del tiempo. Su función es la de proteger y conservar la integridad, el equilibrio y la seguridad del animal o la persona; también es una estrategia de adaptación a un entorno de alto riesgo. Al captar el estímulo, el mecanismo mental activa una alarma que desencadena una reacción inmediata de huida, enfrentamiento o parálisis. Este dispositivo psicológico desata cambios fisiológicos, comportamentales y mentales, indispensables para la supervivencia.

Pero también puede producir parálisis física y mental, bloquear la razón, impedir el pensamiento liberador y provocar respuestas erróneas o absurdas, ante las amenazas verdaderas o falsas. Causa sensación de indefensión y desamparo. Es decir, saca a relucir la fragilidad, impotencia y demás cualidades de la miseria humana. Además, el miedo suele ser infundado; y puede adquirir las formas de la angustia, el pavor y el terror.

Publicidad

La víctima se siente incapaz de enfrentar el peligro, y necesita un dios, un santo, una virgen, un héroe que lo defienda, un protector y redentor que lo libre de todo mal. Así, el miedo ha sido utilizado para dominar, manipular y explotar a los individuos y los pueblos.

El miedo, en la categoría de angustia existencial, expresada como miedo a la muerte, y pavor ante la amenaza de los tormentos eternos del infierno, ha sido la falacia más poderosa que han utilizado todas las religiones para inventarse e imponerse, crecer y extenderse por el mundo como un imperio criminal, ladrón, misógino, violador de los Derechos Humanos, enemigo de la ciencia, las artes, la inteligencia y la vida.

Maquiavelo, en su famoso adoctrinamiento para los grandes criminales del poder, enseña que, si está poseído por el miedo, el hombre es dócil, fácil de dominar y manipular, y se deja conducir y utilizar como un animal doméstico. Y con ese fin, le recomienda al Príncipe que debe infundir miedo, ser temido por su pueblo. En el negocio sucio y sangriento de la política colombiana tradicional, los politiqueros corruptos, ladrones y asesinos de la ultraderecha, liderados por el matarife Álvaro Uribe, han utilizado el miedo como un arma para intimidar a la gente necia, convencerlos de que están en peligro y persuadirlos de que voten por ellos porque son los únicos que pueden salvarlos de los terribles peligros de la izquierda, que llaman socialismo y comunismo. Los adoctrinan con el miedo, les lavan el cerebro vacío y les hacen creer que un gobierno izquierdista les quitaría todo lo que tienen: la pobreza, el desempleo, el hambre, la ignorancia, la fe y la imbecilidad; y los dejaría sin nada. Y por esa virtud, los peores delincuentes de la política siguen reinando, pues el miedo a lo desconocido, el analfabetismo político, la ignorancia blindada, el imperio de la opinión de los imbéciles y el periodismo lameculos y cómplice, todos al servicio del enemigo, parecen ser irremediables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.