El poder de la infamia

Por | Guillermo Velásquez Forero

Guillermo Velázquez

Cuando el debate está perdido, la difamación y la calumnia son las armas del perdedor (sentencia atribuida a Sócrates). Así mismo, se sabe que la violencia es el único argumento que tienen los imbéciles, ignorantes, necios, ineptos e incapaces de pensar, idear, crear, dialogar y proponer soluciones.

La ultraderecha colombiana, organización criminal liderada por Uribe, ha armado una maquinaria de poder utilizando el embuste (mentira disfrazada con artificio), el fraude, la traición, la trampa, la farsa, el caballo de Troya y demás armas para dominar y manipular a los ignorantes disfrazados de idiotas.

Publicidad

En la campaña presidencial de 2022, Uribe y su nuevo títere (un tal Fico), utilizando un puñado de sicarios periodistas, ha montado una empresa de desinformación, persecución, denigración, infamia y calumnia contra el candidato Gustavo Petro, que muy a pesar de las acciones criminales uribistas, lidera todas las encuestas que lo muestran como el ganador, el nuevo presidente de Colombia.

Como toda dictadura, el uribismo asoció la política al crimen organizado; y se creía único, absoluto y eterno; se consideraba dueño de todos los poderes, la tierra, las riquezas, la vida y la muerte de los colombianos. Estaba convencido de que su acción criminal no tendría fin. Que reinaría con el poder de la infamia, la mentira, el robo, las masacres y los asesinatos hasta la eternidad.

Aunque los títeres del uribismo no pueden aceptar la verdad ni la realidad, y son incapaces de entender que su reino del mal ha sido derrotado. Es evidente su nulidad mental, su incapacidad de pensar, su carencia de ideas, argumentos y propuestas, y su egoísmo asesino que los vuelve ciegos, brutos e insensibles ante la injusticia social.

Y como ya están descubiertos y perdidos, recurren al sicariato periodístico en sus grandes medios audiovisuales, para atacar a Petro, poniendo en acción varios mecanismos perversos y esquizofrénicos mencionados por Estanislao Zuleta en su ensayo Elogio de la dificultad: concepción paranoide de la verdad, interpretación totalitaria, rechazo de toda oposición y toda diferencia, reducción de los razonamientos del otro (visto como enemigo) a un juicio de pertenencia o a un juicio de intenciones, imponer un discurso particular ( el de la ultraderecha) como el único válido porque es la designación de la realidad, la única verdad, y los demás son mentira o ceguera.

Además, estos hampones de la politiquería uribista caen mucho más bajo moralmente, porque su ruindad no tiene límites, llegando a difundir falsas acusaciones, involucrarlo en delitos inexistentes, malinterpretar y tergiversar sus propuestas, tenderle trampas y mandarle amenazas de muerte.

Pero, por encima de todo, Petro es el mejor, el más inteligente, ilustrado, ético y capaz, el único digno de ser presidente de Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.