El ‘Gorila’ de Güicán

0
4206
Foto | Carlo Fidel Gómez

EL DIARIO durante su recorrido por la provincia Gutiérrez, conoció historias típicas y tradicionales de los municipios, en esta ocasión trae una en particular; un hombre que se hace llamar El ‘Gorila’ de Güicán.

En una noche fría como es de costumbre en Güicán, se tiene como tradición tomarse unos buenos aguardientes para pasar el rato, frecuentemente se hace en las famosas tiendas de pueblo, espacios para llenarse de placer escuchando historias fantásticas y episodios singulares que le pasa a la gente. En una tienda de las mencionadas se escucharon gritos y risas exageradas que llamaban la atención; ¡oh sorpresa! era una gran multitud atenta a los dichos de un particular personaje.

Dicha persona tenía un aspecto imponente: más o menos 1.90 de estatura, cabello y barba blanca como la nieve, camisa apuntada hasta la mitad, pantalón y zapatos sucios y un palillo en la boca. Este hombre manifestaba que en el pueblo lo llaman ‘El Gorila’, y se mostraba a la luz el por qué.

En sus más chistosos cuentos se encontraba un relato donde este oriundo de Güicán de la Sierra, quien lleva por nombre Jorge García, decía que trabaja como transportador por una mala jugada de la vida. Según él, es primo hermano del exgobernador José Rozo Millán, a quien visitó en más varias ocasiones en Tunja, pero “lo dejo esperando por varias horas”, entonces al ver que el Gobernador lo prestaba cuidado, se dedicó al transporte de madera.

 “Yo fui a visitar a mi primo Rozo, pero él no me puso atención, yo quería que me nombrará como un alto funcionario (risas), pero bueno yo soy mejor en el volante”, manifestó García.

Además, este hombre no solo afirma que es bueno ‘pa hacer’ política, sino que tiene gran fortuna con las mujeres, “si hay alguien más ‘gonito’ que yo acá en la tienda, qué se pare, y yo pago toda la cuenta”.

Pero el cuento no le duró mucho, ya que vino la señora y se lo llevó para la casa, un poco alicorado, en ese momento todo el recinto no podía sostener el aire de la inminente risa, a tal punto que durante horas todavía se hablaba del hombre.

Y es así que se va encontrando en los pueblos boyacenses, historias y cuentos, que resaltan el valor de la cultura popular, que a pesar del tiempo y del gran avance tecnológico, todavía se conserva en el departamento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.