El fenómeno Petro: “conglomerados humanos que se juntan alrededor de sus ideas”

1
2393
Foto | Carlo Fidel Gómez / EL DIARIO

Con esta apreciación, el líder petrista en Boyacá Pedro Pablo Salas define lo que está pasando con la campaña del candidato a la presidencia bajo el lema ahora de la Colombia Humana. En el siguiente diálogo Salas Hernández hace un análisis sobre lo que ha venido sucediendo con la candidatura de Petro en Boyacá y lo que se espera de aquí al final del proceso cuando los colombianos deberán definir quién es el nuevo presidente de la república.

Otro aspecto interesante de este diálogo es la respuesta a la inquietud que siempre rodea las circunstancias de una propuesta política que no le gusta o no le conviene al régimen, como diría Álvaro Gómez. Qué va a pasar: ¿se roban las elecciones o eliminan físicamente al candidato? Y sobre la propuesta de una Asamblea Nacional constituyente.

¿Cómo va el petrismo en Boyacá? Pareciera que en la realidad crece, pero de labios para afuera nadie quiere reconocerlo.

Esta es una campaña que se va organizando y que se la echa al hombro la misma ciudadanía. Petrismo organizado como tal no existe; existe un volcamiento de la opinión de la gente en favor de Gustavo Petro, y el proceso organizativo es lo que se está haciendo en la actual coyuntura. Quienes siempre hemos estado liderando las campañas de Petro y defendiendo sus postulados lo estamos haciendo en esta ocasión con mucha más profundidad; esa es nuestra obligación.

Pero hay mucha debilidad en cuanto a las listas al Congreso, por lo que se dice que Petro queda solo en toda esta lucha y que difícilmente, sin la maquinaria del Congreso, se llegará a la presidencia.

Esa es una realidad que hay que abordar con toda la prudencia pero con mucha firmeza; y es que el momento político del país coloca a Gustavo Petro en un camino de sumar muchas fuerzas como lo está haciendo en este momento de conglomerados humanos que se juntan alrededor de sus ideas, que hoy está arrastrado la inconformidad y se convierte en una figura que es fundamental para cualquier decisión que se tome en el futuro, incluyendo la posibilidad a la convocatoria a una asamblea Nacional constituyente. Esto le da una ponderación al papel que en determinado momento pudiera jugarse con un congreso adverso o unas mayorías que no pudieran tenerse en el legislativo. Aquí la fuerza popular es muy importante y se tiene que volver a armar los acuerdos políticos que lleven a feliz término el programa de la Colombia humana que Gustavo le está proponiendo al país.

Pero vayamos por partes: tres escenarios sobre los riesgos ante una posible llegada de Petro a la presidencia: primera el robo de la elecciones, que no es ajeno en este país; segundo, la eliminación física del candidato; y, tercero, para el caso de una figura como la Asamblea Constituyente que de inmediato la equiparan con el coco del chavismo o de lo que hizo Correa en Ecuador.

Robarse las elecciones es más difícil hoy que en el pasado, hay muchos controles y esto tiene un margen de posibilidades muy pequeño; la eliminación física es parte de lo que ha hecho la elite dirigente de este país, que también está dentro de los rangos de posibilidades, lamentablemente para Colombia. A esto hay que agregar que hay otros escenario que es lo que se comienza a observar que es la manipulación de las encuestas para ir posicionando al candidato del establecimiento a través de unos procesos de fabricación artificial de la imagen que puedan terminar favoreciendo al candidato que le interesa a la derecha. En cuanto a la repetición de experiencias frente a lo que ha sucedido en países vecinos, no existe ninguna posibilidad. Conozco a Gustavo Petro desde hace más o menos 25 años y sé de su condición democrática; quienes lo conocemos sabemos que está lejos cualquier posibilidad de tomar decisiones que no vayan de la mano del respeto a los derechos, incluyendo los derechos de quienes lo critican; es una persona que en esencia es civilista y tengo que decirlo categóricamente, con una formación intelectual muy liberal.

Le puede interesar:
>[VIDEO] Petro en Tunja

En el caso de Boyacá, otra de las apreciaciones en contra de Petro es que no nos iría nada bien porque no habría representación parlamentaria y Petro no es que sea el más entusiasta con el departamento, al tenor de sus críticos.

Petro es el candidato que mejor empalma con lo que es la visión del país que él tiene en su cabeza. Petro tiene como propuesta para Boyacá convertirla en una bolsa ambiental, lo que implica un replanteamiento en lo que ha venido sucediendo en términos de su abandono; en otras palabras, el territorio del departamento es estratégico en función de la necesidad de la adaptación del territorio al cambio climático. Gustavo me lo ha dicho, este será uno de los departamentos más consentidos en términos de lo que son las metas y los programas de energías alternativas, una nueva agricultura, compatible con los páramos y unas vocaciones agroindustriales profundamente enraizadas en lo que es volver a la soberanía y la seguridad alimentaria. Gustavo apunta a sustituir los doce millones de toneladas que hoy se están importando en alimentos para que vuelvan a ser nuestros campesinos los que en condiciones dignas vuelvan a labrar la tierra y producirlos.


Le puede interesar:
>El 11 de marzo vote en la Consulta Interpartidista de la Inclusión social para la Paz


Ese programa es muy robusto y es superior a cualquier debilidad de representación en el legislativo, que es subsanable con instrumentos de participación directa, y que se enmarca en la posibilidad de una Asamblea Constituyente, donde se estaría hablando de nuevos pactos sociales que en esencia son pactos territoriales para sacar este país, juntos, adelante. Otro frente en el cual Perto tiene la convicción de apoyar a Boyacá es el materia turística, sobre este particular la estrategia desde la presidencia sería prioritaria y a gran escala.

En este mismo sentido, es Gustavo el que vuelve a darle la importancia al sector metalmecánico, como fue reiterativo en la plazoleta San Francisco, en su reciente visita a Tunja el 31 de enero pasado. Debemos devolverle al país su manufactura, debemos devolverle al país su mercado interno, y por consiguiente debemos devolverle el derecho que se perdió en Colombia y es el derecho a un trabajo digno y productivo; por eso el gobierno de Gustavo, va a ser un gobierno para miles de propietarios, llamados a crear riqueza y bienestar, menos acumulación y exclusión; estos son dos modelos diferentes.

Bueno, de aquí en adelante el asunto es de mecánica electoral; primero, el 11 de marzo, qué hay que hacer.

La tarea que se está desarrollando, como lo he venido haciendo un poco en solitario en los distintos municipios de Boyacá, es entregando la consulta del 11 de marzo, esa consulta es fundamental que la gente la solicite porque es la primera gran encuesta de la Colombia Humana con los sectores que representan el establecimiento tradicional; es muy importante a estas alturas decir que el foro que nos tomamos con Gustavo Petro en Tunja ha sido un mensaje amplio a todos los sectores, indistintamente de militancias partidistas. En estos recorridos que estoy haciendo por Boyacá hay un volcamiento hacia esta campaña de todos los partidos, incluyendo sectores conservadores y liberales, pero en especial una franja de población muy alta de abstencionistas, de incrédulos que afirman, ‘esta vez sí hay por quién votar’. Este es el mundo diverso y multicolor que está llevando a Gustavo Petro a liderar todas las encuestas. En eso Gustavo ha sido muy estratégico, al punto de que en este momento ya hay múltiples sectores pidiendo los ramos de olivo para ser los aliados en una segunda vuelta, como son los conglomerados del partido verde, del Polo Democrático y demás partidos que hoy ya hacen parte de un electorado movilizado en torno a las ideas de la Colombia humana.

Pero de todos modos nosotros somos muy dados a creer en espantos, y lo que se ha hecho como propaganda en contra de Petro, presentándolo como el fantasma de todas las desgracias futuras posibles, cómo se enfrenta o se debe enfrentar

Foto | Carlo Fidel Gómez
Foto | Carlo Fidel Gómez/ EL DIARIO

Ya Gustavo lo está haciendo; cuando usted llena las plazas, le está mandando un mensaje al país, a los que tengan planes B. para afectar la persona o las ideas de Gustavo Petro. Petro ya está trazando el camino: se gobierna con las multitudes; Gustavo está construyendo una nueva legitimidad en el país y cualquier contingencia, como le sucedió cuando fue alcalde de Bogotá, cuando le obstruyeron su alcaldía y lo destituyeron, fue el pueblo bogotano su principal soporte. Hoy es esa misma masa bogotana la que lo quiere hacer presidente de Colombia; esta es una realidad sin precedentes, y algo parecido a lo que paso en 1948. Esta vez estamos en el siglo XXI, son fenómenos sociales y políticos nuevos y Gustavo es un hombre que ha tenido, como Hércules, que lidiar con las hidras de mil cabezas, a las que hasta ahora ha podido vencer. Esta vez, creemos, no es la excepción, Gustavo Petro se enfila hacia la Casad de Nariño.

1 COMENTARIO

  1. En momentos efervecentes de la politica .se debe tener conciencia fria y leal a los principios.No se debe administrar el derecho a elegir a los mejores con demagogia y engaños . Boyaca ya debe despertar y no dejarse engañar de la corrupcion y el fanatismo politiquero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.