El día que un boyacense fue el único colombiano en unos Juegos Olímpicos

Foto | De Xth Olympiad Committee - http://coc.org.co/, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=24193164

Quedó en los libros de historia no solo por ser el único presente en aquellas justas olímpicas, sino también por ser el primero en participar de unas.

Cuando se menciona a Jorge Perry Villate, se está haciendo alusión a uno de los grandes símbolos de la historia deportiva de Colombia, a pesar de que Perry Villate no cuente ni con el 10% del reconocimiento de atletas como Mariana Pajón, Nairo Quintana o James Rodríguez.

Jorge Perry Villate fue un revolucionario para su época, pues en una época de amateurismo total en el deporte colombiano, era toda una osadía presentarse a unas justas olímpicas.

Publicidad

Pero Perry Villate, oriundo de Samacá, no solo no se asustó al ser el único abanderado de Colombia en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932, sino que además tuvo la valentía de competir en una de las disciplinas más emblemáticas del deporte olímpico: la maratón.

A las justas deportivas de Los Ángeles llegó con 22 años, sin estar federado o preparado como un auténtico atleta de alto rendimiento, pues para ese entonces no existía el Comité Olímpico Colombiano o una Federación Colombiana de Atletismo.

Pero Perry Villate tenía la ilusión de participar en unos juegos olímpicos, y el envío de unas cartas al Comité Olímpico Internacional le bastaron para poder viajar al oeste de los Estados Unidos y así poder competir. Es más, el Comité Olímpico Internacional vio tanto espíritu deportivo en sus misivas, que no solo le autorizó a participar, sino que lo financió para que fuese así.

Perry Villate portó el pabellón nacional en la recordada ceremonia inaugural. El día de la maratón dio lo mejor de sí, pero no soportó la dureza de la prueba y tras recorrer diez kilómetros, se desmayó. De todas formas, Perry Villate regresó al país con una medalla al mérito deportivo, que valga mencionar, es la primera medalla conseguida por el país, aunque no se considere oficialmente como una de las preseas registradas en los medalleros.

El samaquense volvió a Colombia, orgulloso de su participación, y portando con orgullo el seudónimo del “Comodoro Perry”. Pero no solo eso, Perry Villate retornaba al país portando la batuta de fundar el Comité Olímpico Colombiano, misión que se nubló con su nombramiento como vicecónsul de Colombia en Los Ángeles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.