El destino del antiguo terminal de Tunja

0
11793
Foto | Hisrael Garzonroa-EL DIARIO

No es solo revisar la seguridad del lugar, es darle uso y recuperar el sector.

Hace unos días se destacó en la información oficial de la Alcaldía que el secretario de gobierno, Vicente Aníbal Ojada, visitó la zona del antiguo terminal para verificar de primera mano cómo estaba la situación de seguridad del sector, esto para dar confianza a la ciudadanía, tanto a los transeúntes como a quienes ocupan el lugar.

Para muchos, el manejo de este gran espacio que sirve de entrada al Centro Histórico de la ciudad, se puede salir de las manos y convertirse en un problema más de crisis para la zona más tradicional de Tunja.

  • Foto | Hisrael Garzonroa-EL DIARIO

Sin duda que la inspección del secretario es válida y necesaria; sin embargo, de lo que se trata en estos momento es de que el mismo Secretario de Gobierno, que ya fue concejal de la ciudad y que conoce en detalle cada uno de los sectores y sus problemas, en este caso junto con las demás secretaría afines, diseñen una estrategia de recuperación y uso de las instalaciones del antiguo terminal, y se convierta el temor de la ciudad en signo positivo del surgimiento de un nuevo sector que dinamice la economía, garantice la seguridad, beneficie a la administración y se convierta en soporte y atractivo para la entrada al Centro Histórico, cuya condición no se puede permitir que se deprima aún más.

Para empezar, se nota que la migración de la actividad del terminal, permitió un gran respiro al congestionado centro de la ciudad, sobre las carreras Séptima y Octava y entre las calles 16 a la 20  que ahora se ven más descongestionadas y tranquilas, pero de inmediato asalta la inquietud sobre lo que pueda pasar con las instalaciones abandonadas, dado que si no se les pone cuidado y, sobre todo, se les da buen uso, con seguridad alguien las va a tomar y no va a resultar nada bueno.

Entonces, lo que se debe desprender de la visita del funcionario al sector es que la administración de Fúneme tome la decisiones prontas de darle destino al lugar, donde se supondría que lo más sensato es acomodar allí las entidades del orden municipal que andan dispersas por varios lugares de la ciudad pagando onerosos cánones de arrendamiento como sucede con las oficinas del Tránsito en Centro Norte o con las oficinas de la casa de la curia en el costado nororiental de la Plaza de Bolívar, también podría revisarse la ocupación de la Casa del Fundador, cuyo esencial destino debe ser el de museo y no un inmueble más para albergar espacios burocráticos, para citar solo algunos casos. La ocupación institucional del lugar le daría seguridad, presentación y una nueva dinámica de movilidad y ocupación al sector.    

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.