El conflicto por el agua entre mineros del carbón y campesinos en el Páramo de Pisba

Páramo de Pisba. Foto | Hisrael Garzonroa
Publicidad

Ayer en Socha hubo una reunión en la que campesinos reclamaron el cierre de minas de carbón que está causando afectaciones en nacederos de agua. Autoridades nacionales y regionales ambientales culpan a los alcaldes, pero los mandatarios dicen que no tienen ni facultades ni medios para cerrar minas que son de propiedad de los campesinos.

Los habitantes de por lo menos cinco veredas de Socotá se están viendo afectados por problemas de agua originados en explotaciones ilegales de carbón en el páramo de Pisba.

Son más de 200 familias y por lo menos mil personas de las veredas Coscativá Tabor, Coscotivá Jordán, Aposentos, La Vega y Comaita, de Socotá; así como de una vereda de Socha. Las bocaminas están ubicadas en jurisdicción de Socha.

Publicidad

Las personas afectadas por la escasez de agua han dicho que no hay acciones ni de los alcaldes, ni de las autoridades de Policía, ni de la Gobernación ni de Corpoboyacá para tomar correctivos y que acudirán a vías de hecho para que las minas sean cerradas.

Desde hace varios meses la comunidad ha realizado protestas y ha presentado acciones legales esperando que se tomen medidas para detener la actividad minera en la zona.

El alcalde de Socotá, William Eusebio Correa, dijo que el problema existe pero que la solución no le corresponde solo a los alcaldes, sino que hay autoridades y entidades del orden departamental y nacional que deben actuar y tomar medidas.

Señala Correa que él ofició sobre el problema a la Alcaldesa de Socha, a la Gobernación de Boyacá y a la Corporación Autónoma de Boyacá, Corpoboyacá.

Indica el Alcalde que los dueños de esas minas son campesinos de la región, que ya están en conflicto con los agricultores y que es necesaria una acción conjunta en la que participen muchas entidades porque desde lo local no hay ni medios ni recursos para cerrar las minas y evitar que puedan seguir operando durante las noches o los fines de semana.

“El problema se origina desde Corpoboyacá que en el pasado concedió licencias ambientales a propietarios de minas en el páramo, pero que ahora le pone toda clases de dificultades a los campesinos para otorgar una licencia de uso de agua. Aquí hay un problema social muy grave y se necesita que Corpoboyacá actúe y que el Gobernador venga, porque no lo ha hecho en más de dos años”, dice el alcalde Correa.

Lo cierto es que las bocaminas están en áreas del páramo de Pisba, en donde no debería haber explotación minera pues es zona de nacimientos de agua y allí deben intervenir entidades como Corpoboyacá, la Procuraduría Agraria, la Agencia Nacional Minera e incluso Parques Nacionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.