Ecoturismo en el Siglo XXI

Por | Carlos Castillo Quintero

1. De un mar a otro

Durante las dos primeras décadas de este siglo la vida cotidiana de todos los habitantes del planeta ha cambiado sustancialmente no sólo en temas de forma, como por ejemplo la manera y los medios de establecer comunicación con los demás, sino también en asuntos de fondo como el resurgimiento de una conciencia ecológica. Los avances tecnológicos han ocasionado que la humanidad experimente cambios de gran magnitud en breve tiempo, como nunca antes había sucedido. Hoy por hoy, se erige una generación integrada por «nativos digitales» que conviven de manera natural con las nuevas tecnologías y, más allá de eso, que entienden y asumen la virtualidad como un tema esencial en su forma de vida.

Foto| ©Glamping La Victoria | Arcabuco, Boyacá, Colombia

Estos cambios, y esta nueva generación, han llevado a que el sector turístico a nivel global implemente actualizaciones que le permitan estar al nivel de lo que exige la sociedad contemporánea. La tecnología resulta determinante al momento de elegir un destino turístico, la forma de pago, el hospedaje, los restaurantes, los atractivos del lugar y, en general, todo lo que será parte del viaje. Y no sólo eso, también es importante en el momento de vivirlo. Las redes sociales constituyen un componente esencial para la mayoría de viajeros, ya que allí comparten fotos y videos de lo que están experimentando: lo bueno, lo excitante, lo novedoso, lo típico del lugar, sus gentes, sus costumbres, su gastronomía; y también aquello que les desagrada: el mal servicio y la inseguridad, por citar algunas inconformidades, pero también aspectos relacionados con la desigualdad social y la falta de conciencia ecológica. En las semanas posteriores al viaje, sucede algo similar, creando de esta manera una bitácora virtual, una hoja de ruta para futuros viajeros. Hoy, millones de cámaras, segundo a segundo, registran lo que ocurre hasta en el más recóndito lugar, situación que el turismo bien puede capitalizar a su favor.

Publicidad
Foto| ©Glamping La Victoria | Arcabuco, Boyacá, Colombia

En el 2015, en el marco del Congreso Nacional de Agencias de Viajes organizado por Anato, David Luna, por entonces ministro de las TIC, invitó a los prestadores de servicios turísticos a sumarse a los esfuerzos del país encaminados a construir una industria del turismo competitiva e innovadora. Uno de los argumentos del ministro tenía que ver con un estudio de Google Travel según el cual hoy por hoy el 74 % de los viajeros de placer planean sus viajes por Internet, mientras que tan solo el 13% lo siguen haciendo a través de agencias de viajes[i]. Estas cifras de hace más de un lustro pueden verse hoy como el heraldo del advenimiento de un nuevo mundo, tal y como sucedió en el siglo XIX, y que Rudyard Kipling registrara en una serie de artículos que posteriormente tituló “De un mar a otro”.

2. Turismo de Naturaleza

Foto| ©Glamping La Victoria | Arcabuco, Boyacá, Colombia

Estos cambios de paradigma apuntan no solamente hacia el uso intensivo de nuevas tecnologías, sino también hacia la toma de conciencia sobre la necesidad de cuidar el planeta, recurso y residencia común de la humanidad. Surge entonces un novedoso modelo de negocio, el turismo de naturaleza o turismo ecológico, que tiene como objetivo un segmento poblacional conformado por personas a quienes les apasiona viajar, disfrutan el contacto con la naturaleza teniendo como premisa su preservación, y desarrollan su vida profesional en un entorno digital hiperconectado. Es pertinente aclarar que estos viajeros no corresponden, necesariamente, a un sector etario específico, los llamados “millennials”, por ejemplo, sino que agrupan a personas de diferentes edades y procedencias que comparten unos valores y un estilo de vida con alto sentido ético.

Foto| ©Glamping La Victoria | Arcabuco, Boyacá, Colombia

La Organización Mundial del Turismo define el ecoturismo como “un tipo de actividad turística basado en la naturaleza en el que la motivación esencial del visitante es observar, aprender, descubrir, experimentar y apreciar la diversidad biológica y cultural, con una actitud responsable, para proteger la integridad del ecosistema y fomentar el bienestar de la comunidad local”[ii]. Este tipo de turismo se ajusta a los tiempos que corren, con criterios de sostenibilidad y preservación, y se proyecta como una alternativa en alza para los años venideros, con un deslinde significativo del turismo tradicional o turismo de masas.

Foto| ©Glamping La Victoria | Arcabuco, Boyacá, Colombia

Así, el ecoturismo durante las últimas décadas ha sido el sector que registra mayor crecimiento en el mercado turístico global, llamando la atención a varios niveles al punto que la ONU dedicó el año 2002 al turismo ecológico; y en septiembre de 2020, António Manuel de Oliveira Guterres, Secretario General de esta misma organización, con ocasión del día mundial del turismo, en un mensaje dirigido al Consejo Ejecutivo de la OMT señaló que “El turismo puede ser una fuerza para el bien en nuestro mundo, desempeñando un papel en la protección de nuestro planeta y su biodiversidad, y celebrando lo que nos hace humanos”.

Foto| ©Glamping La Victoria | Arcabuco, Boyacá, Colombia

Si se tiene en cuenta que Colombia “ocupa el primer lugar en especies de aves y orquídeas. Es el segundo país en el mundo con mayor riqueza de plantas, anfibios, mariposas y peces de agua dulce. Además, ostenta la tercera posición en número de especies de palmas y reptiles y el cuarto lugar en mamíferos”[iii], se puede proyectar, sin temor a equivocaciones, el beneficio financiero directo que puede generar el ecoturismo.

Foto|©Archivo particular. Parque principal | Arcabuco, Boyacá, Colombia

En este contexto, el departamento de Boyacá se establece como una potencia turística con atractivos naturales entre los que se destacan, entre otros, el Páramo de Ocetá, calificado como uno de los más bellos del planeta; el Parque Nacional Natural el Cocuy, con sus nieves perpetuas y el glaciar más grande de Colombia; el Lago de Tota, segundo lago navegable más grande de Suramérica; el Parque Zoológico Guátika, en Tibasosa, con más de 500 animales de 127 especies diferentes; el Parque Natural Municipal Laguna Negra, en el municipio de La Uvita, con una gran laguna de origen glaciar, territorio de mitos y leyendas; el Santuario de Flora y Fauna Iguaque, que abarca los municipios de Villa de Leyva, Arcabuco, Chíquiza y Sáchica, consagrado como uno de los enclaves ecológicos del país.

3. Colofón

Foto|©Archivo particular. Escultura de SIE, diosa Muisca del agua | Arcabuco, Boyacá, Colombia

En el 2020 el mundo cambió para siempre. El Covid-19, como si encarnara a uno de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, señoreó de oriente a occidente, provocó miedo y recordó, inmisericorde, lo finito y frágil que es el ser humano. Esta situación ha generado que muchas personas quieran salir de las grandes ciudades, alejarse de las aglomeraciones y retornar al campo. La naturaleza se presenta hoy como la mejor elección, o bien para vivir de manera permanente, o bien para pasar las vacaciones. El ecoturismo, con opciones como el Glamping que ofrece el confort de los mejores hoteles, sumado al contacto con el medio natural del camping, es una de las ofertas más atractivas. Y si es en Boyacá, mucho mejor.

De otro lado, con la pandemia, la virtualidad dejó de ser un asunto exclusivo de los «nativos digitales», y ahora también le compete a los «analfabetos digitales» puesto que se ha convertido en una cotidiana forma de vida, de trabajo y de estudio.

Con todo esto, quizá sea el momento propicio para hacer maletas y venir a disfrutar de esos vastos territorios que nuestros antepasados amerindios conocieron como la “región de las mantas”, paraíso otrora habitado por las deidades del agua.


[i] Portal mintic.gov.co, 11 de agosto de 2015. “Internet está transformando los servicios de turismo en el mundo y Colombia no es la excepción”: David Luna.

[ii] Definiciones Comité de Turismo y Competitividad (CTC), 1ra. Edición, Madrid. 2019. p. 55.

[iii] Portal minambiente.gov.co, 21 de mayo de 2019. “Colombia, el segundo país más biodiverso del mundo, celebra el Día Mundial de la Biodiversidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.