Economía postduquista: ¿más de lo mismo?

Por | Edilberto Rodríguez Araújo- Profesor investigador, integrante del grupo OIKOS de la UPTC

Edilberto Rodríguez | Contrapunto económico

La herencia económica

A pesar de la parafernalia mediática que exhibió en la reciente Cumbre de las Américas, quien después del 7 de agosto pasará a la galería de expresidentes con una jugosa pensión, el estado de la economía que heredará quien asuma las riendas del país está plagado de enormes retrocesos, que requerirá de un timonazo para conjurar el estallido social.

Publicidad

En el último cuatrienio, el desempeño económico del país fue afectado por la aparición de la pandemia, que forzó al gobierno a ensayar políticas macroeconómicas orientadas a estimular el entramado económico ante una caída de la oferta de bienes y servicios, por el cierre parcial o total de muchas empresas, la reducción del empleo y, colateralmente, la erosión del ingreso de las familias colombianas, y, por consiguiente, la demanda de los hogares.

Esta situación ha tendido a agravarse con una inflación galopante que roza el 10 por ciento, gravitando más sobre las personas con bajos ingresos (pobres), por la vía del encarecimiento de los alimentos.

Un cuatrienio de tumbo en tumbo

El comportamiento de la economía colombiana ha sido errático en el periodo 2018-2022, siendo 2020 el año de quiebre de la economía, con el peor desempeño del PIB, provocado por la pandemia, mientras que en 2021 el rebote fue ocasionado por partir de una base estadística negativa.

La oleada de reactivación empresarial significó, según Confecámaras, un aumento en el número de unidades productivas creadas el año pasado, en contraste con lo observado un año antes. Es paradójico que Fedesarrollo revele que, en lo transcurrido de 2022, mientras mejora la confianza empresarial, ocurre lo contrario con la confianza del consumidor.

Pero, si bien es cierto la economía tiende a volver a una senda de crecimiento que en las últimas dos décadas ha  bordeado el 3 por ciento, pronosticándose que a final de 2022 se  alcance una variación que fluctuará entre 4 y 5 por ciento, el crónico desbalance del comercio exterior es uno de sus flancos más vulnerables, pues el ritmo de las importaciones ha doblado el de las exportaciones, arrojando un abultado déficit de la balanza comercial de 13.984 millones de dólares, acompañada, de la aceleración de la devaluación, con una tasa de cambio reptante y un voluminoso saldo de la deuda ($717,2 billones en 2021) que sobrepasa el 60 por ciento del PIB. Es decir, el sector externo colombiano está en cuidados intensivos.

Como si fuera poco, aparte del endeudamiento externo que este gobierno ha adquirido, estimado en 160.000 millones de dólares, el año pasado el boquete fiscal es preocupante, comoquiera que el déficit del Gobierno Nacional Central se ha venido ensanchando y alcanza más del 7 por ciento del tamaño de la economía colombiana, lo que pone en dificultades al próximo gobierno para financiar sus programas banderas.

Un panorama social incierto

Si este es el panorama económico, el panorama social muestra, durante este cuatrienio, que aún se está muy lejos de volver a los niveles de prepandemia. En 2020 3,5 millones de colombianos se empobrecieron, lo que no pudo ser contrarrestado el año pasado, con el repunte de la economía, puesto que dos millones de personas, quienes malvivían, en promedio, con un $11.800 diarios o menos de tres dólares diarios, permanecieron en el umbral de la pobreza monetaria. Otro tanto ocurrió con los pobres de solemnidad, que no tienen acceso a una canasta de alimentos (pobreza extrema), comoquiera que disponen de menguados $5.300 diarios.

Lo anterior es concomitante con las desmejoras en el mercado laboral, con un desempleo de más de dos dígitos, en que el rebote económico de 2021, no logró sino atenuar la pérdida de puestos de trabajo en 400.000 plazas, al pasar el desempleo de 3,7 millones a 3,3 millones entre 2020 y 2021.

Simultáneamente, el deterioro persistente de la situación social de los hogares colombianos ha sido tal que, la percepción de pobreza se ha trepado en un poco más de ocho puntos porcentuales durante los últimos dos años, lo que se traduce en el aumento, en el periodo 2020-2021, en 1,7 millones de hogares que se percibían como pobres.

La ruleta rusa electoral

Lo que ocurrirá el domingo entrante se asemeja al juego de la ruleta rusa.  Frente a la coyuntura socioeconómica descrita atrás, los electores no apretarán el gatillo para empeorar esta situación, por el contrario, los tiempos de cambio han llegado.

Mientras las adhesiones que se han venido dando a la candidatura del candidato del PH corresponden a intelectuales y a exfuncionarios, con experiencia conocida, pues pertenecieron a otros gobiernos en puestos claves del equipo económico, en el caso de la llamada Liga de Gobernantes, se desconoce, completamente, quienes serán sus cuadros técnicos.

El anuncio de Petro de escoger como su ministro de Hacienda al prestigioso economista José Antonio Ocampo, apaciguará a las medrosas agencias calificadoras de riesgo. Un nombramiento con estos pergaminos académicos significará que el gobierno del PH seguirá el camino contrario al transitado por la actual administración, y adoptará un modelo de desarrollo sostenido, sostenible e incluyente.

Desde la otra orilla, por la amalgama de las fuerzas políticas que agrupan la recalcitrante derecha de todos los pelambres, detrás de la candidatura de Hernández, no es descartable la continuidad de la fallida política económica practicada por el nefasto gobierno de Duque, para mantener incólume un establecimiento con sus redes clientelares, -como una hidra de diez mil cabezas, incrustada en el neouribismo y sus aliados expertos en componendas burocráticas – que se resiste a ser reformado.

COLOFÓN: Hernández es más de lo mismo. No es la nueva política. Es la mutación tiktokera de la vieja política. El hecho de carecer de una agenda económica coherente, sustituida por una efectista, -pero con un profundo vacío argumentativo-, estrategia circense en las virulentas redes sociales, es tan letal como jugar a la ruleta rusa.

E-mail: [email protected]

Twitter: @zaperongo

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.