Corrupción de las élites en el poder en tres episodios: Episodio II. Prácticas y los personajes de élites que delatan la corrupción

Ilustración original: Amy Chiniara © Transparency International

Por | Manuel Restrepo

Vicerrector Académico de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Ph.D en Derechos Humanos, y Ps.D en Economía y DDHH

Las escasas noticias de prensa filtradas precisan la estructura de la estrategia llamada corrupción, con conexiones en pasado y presente. “El desfalco de Foncolpuertos es un atraco premeditado que comienza en el Gobierno Gaviria, [que] quiere entregarles un negocio excelente a sus amigos y…. así llegamos al lavadero de narco dólares en que se vuelve Foncolpuertos”, dijo en 199 Ingrid Betancurt. Aparecen allí “grandes e ilustres” personalidades como Fabio Valencia Cossio (ministro), José Name Terán (contratista del estado, socio de las familias Char y Gerlein), David Turbay (excontralor que controló el mayor número de cargos del estado y su entidad calificada como la más corrupta). 25 años después del “gran fraude” Pastrana hijo, se destacan Chambacu, un botín referido al desalojo de tierras a afrocolombianos en situación de extrema pobreza, y personajes como Alberto Moreno (embajador ante Estados Unidos y presidente del BID) “colaborador” para préstamos exprés al gobierno Duque, siguiendo a quienes en el siglo XIX “fundaron deudas” sin intervención del congreso, (hoy la deuda ya es impagable y se le suma al desastre económico de tener la moneda más devaluada de América y la base productiva más deficiente) y Dragacol otro botín de 26.000 millones de la nación, con Fernando Araujo (ministro) vinculado con la entrada de dineros de un “sindicado de corrupción” a la campaña presidencial de Pastrana en 1998, de la que los dirigentes conservadores dijeron que no era de contabilidad oficial.

Lea acá otros episodios:
>Episodio I. La teoría de derechos solo para élites sostiene la corrupción
>Episodio III.  La evidente caída del Reich y del sistema de corrupción

Publicidad

        El doble periodo de gobierno del líder del actual partido en el poder es el más abultado en hechos con el agravante de “destrucción del estado de derecho” y violaciones sistemáticas a derechos, que abarco desde la pretensión de convertir a todos los jóvenes en “soldados de la patria” al estilo de las juventudes nazis, hasta los planes de rehabilitación especial. Los hechos fueron transversales y metódicamente planeados, como la degradación del DAS al mismo tiempo al servicio del gobierno y los paramilitares para estigmatizar, difamar, entrampar, cometer asesinatos, persecuciones, espionaje, desapariciones, falsos atentados, peculados (permanecen en prisión 2 directores y varios subdirectores); la presencia de narcotraficantes en el gobierno (Santoyo jefe de seguridad); falsas desmovilizaciones (L.C Restrepo comisionado de paz hoy prófugo); falsas imputaciones y judicializaciones masivas a lideres sociales (Valle, Tolima, Arauca); entrega de contratos del estado a “emergentes empresarios” (Nule) y los 6402 falsos positivos entre otros.

       Una noticia dice que : “…en el año 2004, durante el segundo año de gobierno de Uribe Vélez, se destapó el caso de corrupción… más grande de su época en el país, el cual, se entrelaza de manera directa con la sanción que, la Superintendencia de Sociedades impuso al entonces Ministro del Interior y Justicia Fernando Londoño Hoyos… que adquirió de manera irregular 145 millones de acciones de la firma Invercolsa s.a., por un monto superior a los nueve mil millones de pesos ($9.000.000.000), casi USD 7 millones de dólares en ese año” (el colombiano, 2004, Jeny Soriano, USTA 2019, corrupción en invercolsa). El exministro “héroe de invercolsa” 15 años después le señalo al gobierno Duque el camino para “hacer trizas la paz”, cuyos resultados de efectividad de su sentencia llevan más de 300 excombatientes y 1200 lideres sociales asesinados, más el retorno de la barbarie, el miedo y el odio, que hacen crecer la miseria al mismo ritmo que crecen las ganancias inescrutables de grandes empresarios, prestamistas y banqueros (élites, “gente” de bien).   

         Es ejemplo de saqueo la jugada maestra de Carrasquilla, ministro de hacienda de Duque, que “puso en manos de financistas privados la disponibilidad del gasto público del agua de 117 municipios, por 441 mil millones durante 19 años, sin opción de pagar los créditos en menor tiempo y  trepó la deuda a $1,5 billones, por las tasas de interés” (cuestión publica, oct 29 de 2018); los 50 billones anuales por exoneración, evasión y elusión de impuestos a favor de no más del 5% de la población (según sentencia C-015 de 1993 es fraude). Reficar; túnel de la línea; Odebrecht; vías 4G; sistema público de salud (el presidente de SaludCoop invirtió en campos de golf y vivienda suntuaria); los recursos de la alimentación de niños (PAE); los 70.000 millones de la conectividad (ministra Abuniden); la apropiación de playas en san Andrés (familia vicepresidencial) y de territorios sagrados en parque Tayrona (familias Vives, Castro, Noguera). Cada crimen es un nodo del sistema de corrupción que intenta ser ocultado, negado, borrado o presentado como escándalo.

Espere el tercer Episodio: la caída del Reich.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.