Contralor General: fracasó políticas ambientales; se rajan el gobierno y las CAR

0
1434

El alto funcionario lo dijo este 19 de octubre en Medellín en el marco del Seminario Internacional “Valoración de Costos y Buenas Prácticas Ambientales”, donde presentó un sombrío panorama sobre las equivocaciones, las omisiones y la ineficiencia del sistema nacional ambiental que amenazan gran parte del territorio nacional, con el avance incontrolado de la minería ilegal, la desprotección de los páramos y la incompetencia de las corporaciones autónomas regionales, entre los principales problemas. Tampoco dudó en señalar el fracaso del Plan Nacional de Desarrollo, 2014-2018, en materia ambiental.

Minería ilegal le ganó la batalla al Estado

Para Maya Villazón, el principal problema comienza con la minería ilegal que sigue arrasando regiones, ya que por la debilidad institucional del Estado colombiano se dejó ganar esta batalla, dice. Estimó alarmante que, en medio de la ineficaz acción del estado, hoy el 80% de la explotación minera en Colombia sea ilegal.

Según el más reciente Informe de la Contraloría sobre el Estado de los Recursos Naturales y del Ambiente, la minería ilegal está arrasando distintas regiones de la geografía nacional, sin que haya a la vista una respuesta institucional efectiva.

El informe aterra

Las palabras del contralor resumen lo que ha pasado: “Varios gobiernos y diversas estrategias y programas no han dado una solución contundente a este fenómeno de la minería ilegal que amenaza convertir en desiertos grandes extensiones de territorios y en secar nuestros ríos como ya ha sucedido con el río Sambingo en el Cauca, no hace mucho, tal como fue denunciado profusamente por los medios el año pasado. Esto denota sin duda la carencia de una política pública de Estado para enfrentar exitosamente este terrible fenómeno”.

Sin embargo, el fondo del asunto, según la tesis central que desarrolla el estudio de la Contraloría, es que “el modelo extractivista bajo el cual se desarrolla la industria minera del país desconoce las realidades de las pequeñas y medianas explotaciones, no se armoniza con las políticas ambientales ni de ordenamiento territorial, omite las particularidades socio-culturales de los territorios, favorece la existencia de minería ilegal e inevitablemente conduce a la conformación de pasivos ambientales que afectan el bienestar de la población en extensos territorios del país”.

Insistió el contralor en que mientras no se vea una eficaz acción del Estado para combatir la minería ilegal, avanza desaforadamente la generación de pasivos ambientales, muy seguramente irreversibles, considerando que el gran desafío que representa enfrentar el problema está lejos de atenderse, en la medida en que las políticas mineras y las ambientales sigan caminos divergentes.

Ecosistemas de páramo sin delimitar

Esta fue otra alarma que prendió el Contralor: la mayor parte de la superficie de ecosistemas de páramos aún no se encuentra delimitada, donde también hay déficit en la implementación de la política dirigida a la protección y conservación.

Para la Contraloría, resulta alarmante que la mayor parte de la superficie de ecosistemas de páramo aún no se encuentra delimitada, lo que equivale a cerca de 2 millones de hectáreas, de las cuales el 60% no cuentan con algún sistema de protección en el sistema de áreas protegidas a cargo de Parques Nacionales Naturales de Colombia, por lo cual son las áreas que se encuentran totalmente desprotegidas.

Esta situación resulta más grave si se tiene en cuenta que la superficie sin delimitar es la que tiene mayor presencia de actividades agropecuarias, así como títulos y/o actividades de minería e hidrocarburos, cercanas a las 367 mil hectáreas en 16 complejos de páramo sin delimitar. El Contralor expresó preocupación por el hecho de que no se estén cumpliendo los compromisos de protección especial en materia de cuidado de los páramos.

El fracaso del Plan Nacional de Desarrollo frente a la protección ambiental

El Contralor lo expuso en este encuentro de Medellín: el actual Plan Nacional de Desarrollo en esta materia (“Crecimiento Verde”) se quedó en anuncios e intenciones.

Para empezar, el propósito de lograr un “Crecimiento Verde que se trazó en el Plan de Desarrollo 2014-2018 no se ha alcanzado, y probablemente no se logre cuando termine el actual Gobierno. El Informe de la contraloría llama la atención sobre las inconsistencias y las debilidades institucionales del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 y considera ineficiente la ejecución financiera de las instituciones del Sistema Nacional Ambiental.

Y se podría decir que al final de este cuatrienio, las cosas van a empeorar, como todo parece indicar con el recorte definitivo de recursos para adelantar consultas populares sobre asuntos de minería, la vía libre al fracking como método para la extracción de hidrocarburos, y la explícita intención del gobierno de permitir la explotación de oro en ecosistemas como el de Cajamarca y Santurbán.

Sombrío panorama en general, al evaluar el estado de los recursos naturales y del ambiente en el período 2016-2017, la Contraloría General de la República encontró lo que podría catalogarse como un sombrío panorama.

Gasto ambiental ineficiente.    

Este es otro frente que para Maya Villazón resulta crítico: la ineficiente gestión presupuestal de las Corporaciones Autónomas Regionales.

La Contraloría efectuó un examen a los recursos apropiados para el gasto ambiental en la vigencia 2016, encontrando con preocupación bajas ejecuciones presupuestales de una importante cantidad de Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible (CAR) beneficiarias de recursos de inversión, tanto del Presupuesto General de la Nación como de recursos propios.

Del análisis de los recursos comprometidos por las CAR para gastos de inversión en 2016, se evidenció una ejecución de tan solo el 43%, mientras que se constituyeron reservas presupuestales por el restante 57%.

Al respecto, el informe estima que “No resulta congruente que un sector como el ambiental, que en materia presupuestal ha sido castigado por sucesivos gobiernos, con bajas asignaciones presupuestales, no ejecute de la mejor manera lo que se le transfiere del Presupuesto General de la Nación; incluso, que las Corporaciones que dependen en gran medida de los recursos del Presupuesto General, no ejecuten la totalidad de los recursos de inversión que se transfieren durante la vigencia”.

“Tampoco resulta coherente que en las arcas de las Corporaciones Autónomas más robustas reposen los recursos propios destinados a inversión, mientras sus regiones claman por soluciones urgentes al deterioro ambiental de ecosistemas estratégicos como páramos o humedales, para citar sólo dos de ellos”, agrega.

Las CAR deben ir a “cirugía legislativa” 

Es lo que pide el Contralor General al Congreso: definir, de una vez por todas, la naturaleza jurídica y el alcance constitucional de que gozan las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible, señalando la necesidad de que se adopte para las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible un Estatuto Presupuestal Unificado y unas reglas claras para la gestión en esta materia. Hoy existen 33 Estatutos Presupuestales diferentes, uno distinto por cada corporación.

Por si fuera poco, y para reforzar la evidencia del fracaso del último Plan Nacional de Desarrollo y la ineficiencia de las CAR, el contralor planteó un tema adicional de preocupación: el licenciamiento ambiental es cada vez menos eficaz, para prevenir, mitigar o restaurar los daños ambientales producidos por las diferentes actividades económicas.

CAR no tienen capacidad institucional para asumir desafíos del postconflicto

La Contraloría evidenció en su informe anual que las capacidades institucionales actuales de las Corporaciones priorizadas, orientadas a los resultados esperados de la implementación de los Acuerdos de Paz, resultan limitadas para afrontar la agudización de los desafíos ambientales del postconflicto

“Reconocemos que la implementación de los Acuerdos de Paz es un proceso complejo que implica un cambio del entorno institucional y de los arreglos institucionales vigentes; sin embargo, las evidencias permiten concluir que estas entidades no son consideradas un actor relevante para la formulación y ejecución de proyectos de inversión  derivados de la implementación de los Acuerdos de Paz, prueba de ello, es que no está definido el rol que jugarán en la ejecución de los Contratos Paz ni en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, que son los principales instrumentos de implementación de las intervenciones para la paz y el posconflicto en las región”, concluyó el Contralor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.