Con 40 años de crisis recurrentes, llegó la hora de buscar soluciones de fondo: Juan Ruiz, papicultor

Juan Ruiz, es quizá uno de los cultivadores de papa más avezados, conocedores y auténticos del departamento y del país; un agricultor hecho a pulso, que se ha mantenido en la actividad contra todas las desventuras de la tarea que ha cumplido durante 40 años de su vida, teniendo como base su natal Ventaquemada.

Juan, a finales de los 80 y en la década de los 90 fue pionero en la producción de semilla de papa categoría certificada, ha ensayado todas las propuestas tecnológicas posibles, ha cultivado en otras regiones, incluso en Venezuela, a donde también ha exportado.

Publicidad

Ahora, toda esa experiencia y conocimientos, le indican que llegó la hora de organizar el cultivo de tal manera que no se convierta en la ruleta rusa de las cíclicas crisis que han afectado el cultivo, de las cuales, en todo este tiempo, la peor ha sido la del presente año.

En este diálogo con Pedro Esaú Mendieta, director de El Diario, se hace un pormenorizado recuento de lo que han sido las últimas cuatro décadas de dificultades, pero también de buenos resultados en el desempeño de la actividad como pipicultor.

Sin embargo, Juan es optimista: está seguro que los pequeños papicultores no serán desterrados del oficio; que a pesar de la debilidad de las organizaciones de productores, se encontrará el camino para salir adelante; que hay que recuperar el mercado venezolano que en buenos tiempos demandaba al año exportaciones legales de unas 400 mil toneladas, fuera del contrabando; que Fedepapa, siendo hoy la red de almacenes agrícolas más costosa del país, de todos modos es un instrumento de organización que vale la pena fortalecer.

Y, desde luego, Juan no deja por fuera al Banco Agrario, que durante toda la vida, desde la antigua Caja Agraria, ha actuado más como “enemigo que como amigo” de los cultivadores. Y todo el tiempo insiste en que es necesario ahora sí sentarse a discutir el futuro del cultivo, estableciendo reglas del juego que permitan que la actividad sea sostenible todo el tiempo. Considera que es necesario que haya coordinación entre las organizaciones de productores, las autoridades locales, departamentales y nacionales y que la clase política también es determinante para encontrar las soluciones.  

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.