Colombia en su misma tragedia de horror mil veces repetida

Por | Manuel Humberto Restrepo Domínguez

Ph.D en Derechos Humanos, y Ps.D en Economía y DDHH

Colombia no escapa a la realidad de su tragedia anunciada desde hace 500 años, razonada por los ilustrados para reforzar sus fórmulas coloniales hace 200 y desplegada con lo mejor de sus herramientas de guerra, políticas y jurídicas a lo largo del siglo XX, que apenas está terminando con una paz firmada pero tirada por la borda por unas élites a las que poco les importa el país, salvo para hacer negocios y poco les preocupa la gente común, la ciudanía, salvo para explotarla y mantenerla a su merced. Más de 102 pueblos indígenas reconocidos por párrafos metidos en las leyes, pero negadas con la estridencia de los fusiles y el implacable asedio de leyes opresoras.  

        Colombia es más que una tierra exótica, tropical, de la que brotan esmeraldas, oro, petróleo coltán, sal, carbón y en la que se esconden cientos de miles de especies de aves, reptiles, micos y sapos, infinidad de ríos e inacabables aguas dulces. Es un paraíso y un infierno al tiempo, basta preguntar desde dónde se mira o que territorio se pisa, se padece o se habita. La muerte le disputa los primeros lugares a la enriquecida diversidad, y los sobrepone en los podios de la venganza criminal, del odio, del destierro forzado, del engaño, de la barbarie, en suma.

Publicidad

       La paz fue pactada en 2018, entre el gobierno a nombre del estado y una insurgencia (FARC-Ep) que no estaba derrotada. Esta paz ante el abandono del interés de estado por implementarla se presenta traicionada y convertida en estigma, anomalía a la que el gobierno le acomoda los males, que antes le aducía a dicha insurgencia. Esa paz, así señalada es usada como motivo de pesquisa para criminalizar y judicializar, condenar, perseguir y abonar una matanza imparable de lideres sociales, hombres y mujeres que luchan en sus territorios, de masacres, asesinatos selectivos, nuevas desapariciones, torturas, brutalidad policial y militar, de nuevos jóvenes inocentes víctimas del sello de la seguridad democrática, conocido como la política de falsos positivos (no escrita ni expuesta con objetivos y formalidades, pero fáctica) que consistió en matar jóvenes a sangre fría, previamente engañados, reclutados y trasladados a zonas de operaciones, para aumentar las cifras de una guerra presentada falsamente como victoriosa, conducida por psicópatas al servicio del estado, alimentados con grandes presupuestos y medallas al mérito, algunos ya extraditados o encarcelados, mientras a los soldados asesinos se les retribuía con comida, pollos asados de festín y fines de semana libres.

          Los pactos de silencio hoy luchan por impedir la verdad, la justicia. El país está carcomido desde adentro de las instituciones y, la sociedad afectada y todos los días hace metástasis. No es fácil descubrir las líneas divisorias entre la independencia de los poderes públicos, o del interés privado respecto del gobierno, que cada vez concentra más su poder y sus alianzas, en todo caso siempre en aparente disponibilidad para combinar todas las formas de lucha contra oponentes y adversarios a cambio de sostener ese poder, el control del estado como botín principal de las elites.   

         El texto de este ensayo busca el acercamiento a cuatro tragedias, que al final son parte de una misma estrategia, de una misma política de horror y muerte, de la que siempre a pesar de toda adversidad ofrece caminos para salir adelante y para eso se escribe, para describir lo que ocurre, en busca de que todos lo sepan, para que el silencio se rompa y día no lejano Colombia sea paraíso y deje de ser el infierno al que se oculta eufemísticamente en la percepción de que es el país más feliz del mundo, aunque su día a día lo viva saltando sobre sus propios muertos o evitando caer junto a ellos. En Colombia la tragedia es la misma, mil veces repetida, agenciada por el capital, por su lex mercatoria, que desde la década del 90 del S.XX se tiene tomada y a merced la democracia, la poquita democracia que antes parecía haber existido.

P.D. Este texto breve esta expuestá en el capítulo (adjunto) del libro “Lex mercatoria, derechos humanos y democracia, de CLCSO, que analiza cuatro sistemáticas tragedias de horror cruzadas por la lex mercatoria, que en Colombia de la mano de gobiernos preocupados por tener el poder y garantizar la acumulación violentan derechos e impiden la dignidad y la democracia.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?
Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar [801.08 KB]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.