“Colabore con ellos”: Salvavidas de Alcaldía de Duitama a gremio de artistas

Mural del artista Lionel Stanhope, en Londres. REUTERS/Hannah McKay

Por | Julio Medrano / EL DIARIO

Ingenioso esquema de ayudas que brinda la Administración Municipal para el sector cultura en Duitama: Colabore, porque no van a tener ingresos.

Publicidad

Después de llevarse a cabo el pasado 26 de enero un consejo cultural donde se propusieron temas como la celebración de los 100 años del maestro Ernesto Cárdenas, el día del teatro, la semana mayor y, el día del idioma; el gremio de artistas y gestores culturales, vislumbró un año 2021 con más oportunidades para solventar la crisis y superar el silencio sepulcral de la Administración durante el 2020.

Hoy, diez de febrero, la Alcaldía vuelve a dar un colosal paso en falso, cuando en comunicado reconoce la difícil situación por la que pasan los artistas “sobreviven ofreciendo espectáculos aquí y allá”; aclarar que, los artistas no sobreviven, solo se hacen mala fama en malos tiempos. Y, los sentencia en la siguiente frase afirmando que, “Estos espectáculos ya no se van a organizar hasta nueva orden, lo que significa que no van a tener ingresos”; aclarar que, el presente de indicativo del verbo ir, no va, porque no tienen ingresos desde hace un año.

Al mejor estilo de la Vicepresidenta Marta “atenidos”, o, de la Senadora Cabal “vagos”, la Administración, sin romanticismo, sin mínima cordura y razón por la sana convivencia, con una breve y fofa frase acude al auxilio de los duitamenses para salvar al gremio: “Colabore con ellos”, dice, refiriéndose a que los ciudadanos deben comprarles sus productos o, “algún trabajo suyo que encuentre en exhibición en los centros comerciales”. Porque exhibir en centros comerciales no exige mayor cosa que apenas unos centavos; porque todos los artistas son capaces de reproducir artesanías y entretenimiento frívolo al por mayor como lo exige la naranja ombligona.

Que exista un apoyo entre ciudadanos no quiere decir que puedan colaborar siempre, menos cuando el querer es imposible por el declive económico de la ciudad y el departamento. Si se compra el libro de uno, no queda para el disco del otro, ni para el trago en Vino Tinto (que no cierre nunca ese bar); no hay el dinero para colaborar al amigo con su producción cinematográfica, ni al otro para ayudarle a publicar su libro y venderlo en la Feria; no hay un peso para colaborar a que el teatrero pague el arriendo, a que la escuela de danza se reinterprete en escuela virtual de danza contemporánea; y, con más desánimo, a que el sonidista no se pegue un tiro a través de las cabinas para que toda la perla lo escuche.

Colabore, Alcaldesa, no todo en la vida se mide en camiones, postes y asfalto, y no todos los negativos vivimos rodando en la naranja, la vamos cargando hacia el abismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.