Censo 2018: Pobreza en Boyacá según necesidades básicas insatisfechas

0
1409
Foto | Hisrael Garzonroa

Por: Jacinto Pineda Jiménez, Director Territorial ESAP Boyacá Casanare 

Jacinto Pineda | Dir. ESAP

En el periodo intercensal 2005-2018, Boyacá redujo las necesidades básicas insatisfechas (NBI) de 30,77% a 10,04%; Cubará es el municipio más pobre del departamento con el 60,59% de NBI y el 53,98% de sus habitantes viven en la miseria. Duitama con el menor NBI, 3,36%.

De acuerdo a las cifras de necesidades básicas insatisfechas (NBI), censo 2018, publicadas esta semana por el DANE, Boyacá ha dado un salto hacia mejores condiciones materiales para sus habitantes, tal como lo evidencia la gráfica uno. El comportamiento en el periodo intercensal 2005-2018 es el más significativo pues históricamente el NBI de Boyacá fue superior al del país pero en el censo 2018, con el 10,04%, se revirtió la tendencia. En términos absolutos, en 13 años salió de la pobreza, según NBI, el 20,72% de los boyacenses. Estas cifras de igual manera coinciden con la disminución de la pobreza monetaria, que pasó del 58,32% a 26,60%. A nivel nacional, porcentualmente, Cauca fue el que más redujo el NBI con el 28,34%, le siguen San Andrés (26,1%), Sucre (25,88%), Córdoba (24,27%); Boyacá con el 20,72% ocupa el puesto octavo, dentro de los 33 entes evaluados, de mayor a menor.     

Gráfico 1

Gráfico 1. Fuente Dane. Elaboración propia.

Comportamiento Municipal, avances e inequidades

Cuando se analizan los resultados territoriales, ellos evidencian las inequidades territoriales entre las provincias. De acuerdo las NBI según el censo 2018, las provincias de la Libertad, con tres municipios dentro de los diez más pobres del departamento, el occidente, con dos, Gutierrez, con dos, Valderrama, con dos, y la provincia especial de Cubará, son las más afectadas (ver gráfico 2). Se mejoran indicadores en general pero se profundiza en la inequidad. 

En estos 13 años, 2005-2018, porcentualmente, los municipios con mayor reducción del NBI, fueron Beteitiva (53,15%), Covarachía (52,89%), Guacamayas (51,57%) y Gachantivá (49,85%). Las administraciones de estos municipios en el periodo abordado son ejemplo, además de las instituciones que concurrieron para alcanzar dichos resultados. Por el contrario, Cubará fue el único municipio de Boyacá donde el porcentaje NBI aumentó; además, es el municipio con mayor miseria, lo que sucede cuando dos o más indicadores coinciden en un hogar, de los cinco que analiza el NBI. Cubará es un ejemplo de esa Colombia excluida, caracterizado por ser un municipio con población indígena, una violencia histórica y el más pobre de Boyacá  

Cuando se desagregan los cinco indicadores simples se evidencia que Cubará es el municipio con la peor situación en todos los indicadores; Paya el segundo municipio en viviendas inadecuadas (37,89%); Güicán es, después de Cubará (53,11%) y Paya (31,78%), el de mayor proporción de personas con servicios públicos inadecuados (20,71%); hacinamiento crítico, uno de los indicadores más preocupantes por sus consecuencias, señala que en Cubará el 40,99% de los pobladores viven en hacinamiento crítico (se consideran en esta situación las viviendas con más de tres personas por cuarto, excluyendo cocina, baño y garaje); le siguen Chita (21,41%), Güicán (18,75%), Chicas (16,92%), El Cocuy (14,52%).

Gráfico 2. Fuente Dane. Elaboración propia.

Los menos pobres 

Los diez municipios menos pobres del departamento geográficamente se ubican dentro del sistema de ciudades del eje regional Tunja, Duitama y Sogamoso, a excepción de Chiquinquirá. (Ver gráfico 3). La lógica del desarrollo bajo la concepción que el futuro de Colombia está en las ciudades conlleva el riesgo de la concentración de oportunidades y las inequidades, al focalizar la pobreza en los centros poblados y la población dispersa.    

Gráfico 3. Fuente DANE, elaboración propia. 

El NBI es uno de los indicadores más ligados a la gestión de las administraciones locales, de allí se desprende parte de las transferencias de recursos financieros a los municipios y es fundamental en la comprensión del bienestar de los pueblos. Por ello ahora que se dan a conocer los datos NBI censo 2018, de manera tardía quizá, es importante que los entes territoriales se tomen en serio la tarea de analizar los datos de sus municipios para formular los planes de desarrollo que empiezan a construir con el propósito fundamental de superar las necesidades básicas insatisfechas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.