Carboneros de Boyacá a Santos: Para la Paz no hay mejor camino que las oportunidades productivas

0
1834
Los carboneros del departamento entregaron la carta al Presidente de la República durante su última visita a Socha. Foto | Hisrael Garzonroa

Este es el argumento central que los productores de carbón del departamento de Boyacá han utilizado en una carta especial entregada al propio presidente Santos en su reciente visita a Socha, para solicitarle que se reconsideren con toda precisión los límites y la veda a la actividad minera en zonas de páramo.

El gremio carbonero le solicita al presidente que ordene a quien corresponda la revisión y profundización de los estudios de delimitación de las zonas de páramo, precisando que dentro de un contexto de absoluto cumplimiento normativo, se puedan establecer con exactitud e imparcialidad las áreas que puedan seguir siendo explotadas y las que definitivamente estén vedadas.

Argumentan los carboneros que “el proceso de declaratoria y delimitación de zonas de beneficio ambiental general contemplado en la Ley de Páramos, en la forma como se viene haciendo, va a tener, en el caso del Páramo de Pisba, un impacto de características particularmente lesivas en una amplia franja poblacional de las provincias de Norte, Valderrama y Sugamuxi, de las cuales han derivado su sustento y estabilidad en dos importantes actividades productivas: La agropecuaria y la minera”.

En la carta al Presidente los productores precisan que las dos actividades citadas “son complementarias en estas provincias y de las que derivan su estabilidad socioeconómica, en un alto porcentaje, estas provincias y particularmente algunos municipios, como Socha, Socotá, Jericó, Tasco, Gámeza y Mongua, pues en ellos más de 7.000 familias dependemos directamente de las actividades productivas establecidas desde mucho tiempo atrás”.

El gremio carbonero le plantea a Santos que “el proceso de paz fraguado y materializado en los dos periodos de su desempeño presidencial, es una de las muestras claras que cuando hay empeño y liderazgo se puede llegar a alcanzar metas que de otra manera parecieran inclusive inconcebibles”, pero que si todo esto no se materializa en “las oportunidades productivas” correspondientes, el gran objetivo de vivir en paz se complica. “La paz es la gran propuesta y el reto que usted trajo a los colombianos, pero somos los ciudadanos los que verdaderamente la consolidamos”, le dicen los productores al Presidente.

Visto todo lo anterior, los mineros del carbón consideran que el gobierno debe cooperar para consolidar en la región las oportunidades que le permitan a la población fuentes de ingreso y posibilidades de trabajo que consoliden la paz y la convivencia pacífica de los conglomerados locales que desde hace mucho tiempo están inmersos en actividades de las cuales han vivido.

Los argumentos

En la carta en mención los productores hacen el recuento de todas las actividades que se realizan en las zonas de páramo desde hace mucho tiempo, las cuales dicen ellos, no pueden ser desconocidas a la hora de las decisiones, dadas las proporciones y los resultados socioeconómicos que se han dado a través de los años en la región. La caracterización de la región tiene elementos como:

  • La intervención antrópica en este complejo de páramo, tiene una larga tradición y se había enfocado casi exclusivamente en la actividad agrícola.
  • El mismo Instituto Alexander Von Humboldt, ha emitido opiniones basadas en análisis técnicos y socioeconómicos, que invitan a reconsiderar de otra forma los impactos, los servicios ambientales y  las dinámicas sociales que se dan en estos territorios
  • La aparición de la minería a finales de los años 80, hizo ceder la presión en la expansión de la frontera agropecuaria en la zona de páramo, pues esta es una fuente de ingresos alternativa y de mayor capacidad.
  • Aunque el número de títulos y el área titulada es representativa, solo 32 títulos mineros cuentan con el respaldo total de legalidad minero – ambiental (licencias) y normalmente el área intervenida es solo un porcentaje menor (entre 5 y 10% de lo titulado).

El resultado de la actividad minera del carbón en la zona

Consideran los carboneros que las cifras son argumentos por sí solos que determinan la importancia de la actividad económica derivada:

  • En el año 2017 estos 32 títulos mineros produjeron unas 450.000 toneladas de carbón que generaron:

–   Cerca de 135.000 millones de pesos en movimiento económico en la región

–   Más de 1.200 empleos en mano de obra directa.

–   Redistribución de Ingresos de una manera representativa, pues el trabajador minero percibe salarios superiores a los 3 SMMLV.

–   Empleo profesional y técnico a más de 100 personas.

–   Regalías por más de 5.000 millones de pesos

–   Tributos y contribuciones por más de 3.000 millones de pesos.

  • – La terminación unilateral de los contratos mineros, se convertiría en una causal de reclamación de incalculables proporciones para el Estado.

Consecuencias negativas según el gremio

Describen los Carboneros lo que consideran los aspectos más negativos de mantenerse la delimitación del páramo tal como hasta ahora se ha presentado. Afirman:  

  • Desde el punto de vista de impacto en el ecosistema, es bastante discutible el que ejerce la actividad minera desarrollada de una manera responsable y técnicamente establecida.
  • Con la delimitación en la forma que está establecidas, municipios como Gámeza estarían condenados a desaparecer del entorno socioeconómico, pues un 75%  de su territorio está comprendido en el área de influencia del Páramo de Pisba y en su totalidad depende de los ingresos de los sectores minero y agropecuario. Caso muy parecido sucede con Socotá y en una proporción también representativa con Socha, Tasco, Chita, Jericó y Mongua. Pareciera que el beneficio del bicentenario de la campaña libertadora, fuera el desplazamiento forzado de una buena parte de sus habitantes.
  • Son los territorios, sus habitantes y líderes quienes van a tener que trasegar con las consecuencias socioeconómicas de estas medidas.
  • Aunque podemos opinar con respecto al impacto en el campo agrario, por la estrecha relación que se da entre estas dos actividades en dicho territorio, no nos sentimos con la suficiente autoridad y preferimos que sea alguien más especializado quien lo haga.

Compromiso de sector minero

En la carta entregada a Santos los mineros del carbón terminan proponiendo la creación de un fondo especial al cual ellos aportarían:

  • El sector minero quiere poner en consideración, una estrategia de sustentabilidad, a través de un fondo privado que permita ejecutar una serie de acciones, de beneficio general e inclusive de solidaridad entre sectores productivos, con el cual se racionalice sustancialmente la inversión que generalmente es el Estado quien resulta realizando en estos casos. Ya lo hemos estado estructurando desde la pasada manifestación de más de 4.500 mineros en el mes de noviembre en Tunja, cuando “Boyacá firmó un pacto, por la Minería Bien Hecha”, compromiso en el que se ha empeñado el Gobierno que usted lidera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.