Boyacenses rechazan uso desmedido de fuerza policial contra manifestantes

"Nunca será lo mismo pintura roja y sangre", es lo que dicen las mujeres agredidas por la Policía el 15 de mayo en Tunja.

El informe policial anuncia que durante la jornada de manifestaciones del 15 de mayo, 10 personas fueron retenidas, 3 judicializadas y 7 multadas, además, 4 mujeres y 3 policías resultaron heridos.

En Tunja, frente a las instalaciones del Comando de la Metropolitana, cientos de mujeres, hombres, población Lgbtiq, madres con niños en brazos, algunas jóvenes custodiadas por sus propias madres, realizaron un plantón para manifestar su rechazo contra las agresiones físicas y sexuales por parte de la fuerza pública en distintas partes del país, en el marco del Paro Nacional. Desde el 28 de abril al 13 de mayo según la organización Temblores, suman 16 denuncias por abuso sexual.

Arengas y cantos contra la represión de la fuerza pública, se escuchaban mientras unas cuantas personas lanzaban bolsas cargadas de pintura contra miembros de la Policía y la fachada del Comando. Hasta que, como en una corrida de toros, los policías abrieron la reja y salieron a embestir todo lo que encontraron al frente.

Minutos después de lo ocurrido, las redes sociales se empezaron a colmar con video denuncias: detenciones al azar, fuerza desmedida, golpes con bolillos, bombas aturdidoras al cuerpo, cráneos rotos, lesiones en rostro, golpizas entre varios miembros policiales contra una sola persona, golpes a periodistas y, por encima de todo, mujeres quienes protestaban contra la violencia de género, violentadas brutalmente por hombres de la Policía.

Si bien, parte de la ciudadanía aboga porque hubo una serie de provocaciones realizadas por las manifestantes, hay una clara respuesta de uso desmedido de fuerza por parte de los policías contra las mismas, donde además en los videos se observa cómo miembros del Esmad, quienes se supone no están autorizados en la ciudad, agarran, golpean y disparan bombas aturdidoras contra el plantón.

Acá otras denuncias.

Desde la cuenta del Defensor de Derechos Humanos, Esteban Godoy, se realizó esta denuncia pública, donde un miembro de la policía golpea en la cara a un periodista.

En su momento, el alcalde de Tunja, Alejandro Fúneme, fue de los primeros en rechazar tajantemente los actos violentos y recalcó su intención de no autorizar Esmad en la ciudad.

A su vez, el gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán, se pronunció en sus redes sociales para pedir mesura y respeto a la vida.

El Representante a la Cámara Wilmer Leal, responsabiliza directamente al Ministro de Defensa.

Grupos y colectivos que luchan por los derechos de las mujeres también se pronunciaron:

Por su parte, desde la Policía Metropolitana de Tunja, habló la Subcomandante, Coronel Myriam Guerrero: “Somos hijas de esta tierra, somos madres, hijas y hermanas”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.