Boyacá es ejemplo en generación de empleo y mercado laboral

0
930
Foto | Hisrael Garzonroa
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El departamento es hoy uno de los referentes en materia de empleabilidad y generación de empleo en todo el país, pues es el quinto con menor tasa de desempleo. Sin embargo, hay tareas pendientes como evitar la fuga de talentos y la creación de facilidades para que los empresarios encuentren atractivo traer inversiones a la región.

Si bien el panorama del mercado laboral en la capital boyacense parece no encontrar solución, no ocurre igual con el resto del departamento, pues hoy Boyacá es el quinto con menos desempleo en toda Colombia.

Publicidad

En años anteriores se hablaba del sector de la construcción como jalonador de la economía y de la generación de empleo, no solamente en Boyacá sino en tod0 el país. Por su tradición y vocación campesina también se adjudicaba al campo el otro motor de ocupación para los boyacenses. Pero hoy el panorama es diferente, pues el comercio el que representa al sector que está generando más empleos en toda la región.

“De acuerdo con la participación del PIB (Producto Interno Bruto), tenemos que el sector económico que más le aporta al empleo en el departamento de Boyacá es el comercio, tanto al por mayor como al por menor. Todo el sector comercial es el que más genera empleo en el departamento de Boyacá con un 19,6%. Después aparece la administración pública, es decir todo lo que tiene que ver con el sector ´público. El sector educativo participa con un 13,9%, luego aparece la industria manufacturera que participa con un 13,6%, seguida de dos sectores que están ahí compitiendo y que están más o menos al mismo nivel que son el sector construcción y todo el sector agropecuario; cada uno con un 11,4%”, comentó Sergio Tolosa, secretario de Desarrollo Empresarial.

Debe leer: Tasa de desempleo en Tunja cotiza al alza

Las facilidades para que nuevas empresas quieran establecerse en el departamento, los bajos impuestos y el apoyo a los pequeños productores han sido determinantes para que Boyacá mejore sus indicadores de desempleo

“Ahí hay varios factores que hay que tener en cuenta. Para el 2017 teníamos que en Boyacá había una tasa de desempleo del 7,5%, hoy esa tasa está en el 7,4%, lo que nos significó pasar del puesto siete al puesto cinco (…) el promedio nacional de tasa de desempleo está en el 9,7% (…) se ha trabajado mucho para que diversas empresas lleguen al departamento y de ese modo generar empleo”, agregó Tolosa.

Pero si bien en Boyacá el panorama es alentador, no ocurre igual en Tunja, que durante los últimos dos años ha venido evidenciando un crecimiento del desempleo, pasando de ser una de las ciudades capitales con menor tasa de desempleo a ser una de las que aparecen entre las diez que más desocupación tiene.

“Específicamente con Tunja lo que ocurre es que como capital y como ciudad universitaria, obviamente tiene un volumen de población mucho mayor que las otras ciudades en el departamento; más que Duitama, más que Sogamoso,  más que Chiquinquirá, y por eso, de alguna forma u otra, cuando se hacen las mediciones  la capital llega a estar por encima de la media nacional. Mientras que en el 2018 la tasa de desempleo porcentual anual de Boyacá fue de un 7,4%, la nacional estuvo en un 9,7%, y la de Tunja se situó en un 11,3%. Eso se da por varios factores, por ejemplo que Tunja es la ciudad en Boyacá con mayor tasa de migración de venezolanos. Adicionalmente tenemos migración de otras personas, de otras ciudades  que llegan en búsqueda de oportunidades, eso se evidencia en el volumen de personas que ve uno todos los días, en la cantidad de negocios, que no siempre están dentro de la formalidad”.

Hoy Tunja es la octava ciudad capital con mayor tasa de desempleo, que llega al 14%, siendo este su punto más alto durante la Administración Cepeda. A eso hay que agregarle que en la capital boyacense indicadores como la tasa global de participación y la tasa de ocupación están por debajo del promedio nacional, lo que confirma el complejo momento de empleabilidad que vive la capital boyacense.

Informalidad: una problemática sin fin

Las administraciones de las principales ciudades en Boyacá han tenido en común la promesa de la recuperación del espacio público. Pero con ello ha llegado, en ocasiones, el exceso de fuerza de parte de las autoridades para obligar al comercio informal a abandonar el lugar que ocupa.

Esa es la queja frecuente de quienes tienen las calles por oficina, que ante la inminente dificultad para conseguir un empleo formal, han decidido rebuscarse comerciando todo tipo de artículos, desde ungüentos milagrosos para curar los dolores, comida, libros, e incluso artefactos para masajes de cabeza.

“La informalidad viene ligada al volumen poblacional porque en donde menos personas hay generalmente la tasa de desempleo es menor. Ahora, frente al tema informalidad, las cámaras de comercio sacaron un estudio, un censo, si no recuerdo mal el año pasado; donde se dieron cuenta que aproximadamente el 45% de los establecimientos abiertos al público son informales, es decir que no cumplen con la legalidad, y al no cumplir con la legalidad, obviamente, no generan empleos formales. Eso ayuda a que se eleven esos indicadores de informalidad. Tenemos una informalidad bastante alta que además es totalmente paralela a la informalidad nacional, en donde vemos que es un poco más alta”, sostuvo Tolosa.        

Boyacá, la más incluyente

El departamento, con una arraigada y reprochable cultura de maltrato intrafamiliar, da un vuelco a la hoja cuando se trata de dar garantías, permitir y promover que las mujeres consigan trabajos dignos, pues son las mujeres quienes menos están sufriendo la problemática del desempleo. “De acuerdo a un estudio que tenemos nosotros acá, los que más le apuntan al desempleo son, en primer lugar,  los bachilleres, en segundo lugar los profesionales, en tercer lugar los técnicos y los tecnólogos y en cuarto lugar las mujeres”, afirmó Tolosa.

Fuga de talentos y cerebros

Si bien Boyacá hoy es uno de los departamentos con mejores indicadores en materia de generación de empleo, no dejan de existir ciertas condiciones que hacen que la situación no sea la ideal. Entre estas están la dependencia del sector público como fuente de empleo, la carencia de industria en ciudades de Tunja, y en general la falta de mercado para grandes talentos boyacenses que ante la falta de oportunidades tienen que partir a otras ciudades para encontrar su lugar en el mundo.

“Tunja, por ejemplo es una ciudad prácticamente comercial, y Tunja no tiene industria, ese es un caso. Luego está el fenómeno que se da en el resto del departamento, porque nosotros vemos que todos esos profesionales, toda esa gente que sale de las universidades no tiene cómo conseguir un empleo o no se le dan las posibilidades laborales en el departamento. Por eso nos hemos enfocado en atraer empresas al departamento, empresas que quieran vincularse, primero para poder generar empleo y luego para mover el mercado laboral, de modo que existan oportunidades laborales para todos los sectores”, indicó Tolosa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.