Boyacá debe apostar a la confianza en un turismo post aislamiento

1
171
Foto | OPGB

Confianza, es lo más determinante para que el viajero visite los encantadores municipios del departamento. Poco a poco llegará la recuperación del turismo y hay que enfocarlo desde ya en destinos boyacenses.

En el sector turismo las afectaciones por el confinamiento obligatorio, no son solo para las agencias de viajes, es toda una red que abarca desde el hotel y sus empleados, la tienda local de recuerdos, el guía, el transportista, y otros entes más que hacen hoy un gran esfuerzo por no quebrar, sobretodo en este departamento que recibe muchos de sus ingresos a partir de esta actividad.

Viajeros esperan renacer sus aventuras después de este confinamiento, pero de seguro no se atreverán a pisar lugares donde no encuentren plena confianza de no ser contagiados, ni siquiera se treparán a un autobús para tener que compartir su viaje con otros cincuenta pasajeros. ¿Quién se atreverá a probar la rica gastronomía boyacense? ¿Quién dejará a un lado el miedo para salir a aventurarse al nevado del Cocuy, o, a Playa Blanca?

Boyacá es un departamento lleno de color y vida por su variedad de paisajes, climas, costumbres, ecosistemas, y este es el momento preciso para replantearnos como ciudadanos, la mirada que tenemos del cuidado de nuestro propio territorio.

Los boyacenses han acatado la medida de aislamiento juiciosamente, lo que ha frenado, hasta el momento, la propagación del COVID-19 por los municipios de Boyacá. Se debe aprovechar esta baja cifra de infectados para crear campañas y promover los viajes por el departamento. Expertos coinciden en que la recuperación mundial del sector será hasta el año 2021. Es ahora cuando Alcaldías, organizaciones turísticas y líderes del gremio, se deben dedicar a plantear nuevas estrategias y propuestas para nuevos planes de turismo.

El riesgo mínimo

La seguridad sanitaria será uno de los factores más importantes a la hora de querer adquirir un plan turístico. Los viajeros buscarán los lugares con menos riesgo de contagio, que implementen desde ya estrategias de seguridad, incluso donde le puedan brindar seguros de viaje que incluyan la pandemia y, así mismo, tengan planes de emergencia.

Según Travindy, crecerá la demanda de destinos menos masificados, como los sectores rurales alejados de las ciudades y, buscarán actividades de aventura en la naturaleza y en espacios al aire libre.

Habrá por parte del viajero y de los proveedores turísticos, una mayor exigencia de medidas de higiene, tanto de empleados como de alimentación e instalaciones.

Guantes, geles, tapabocas, y toda medida que proteja contra el virus, será bien recibida por el turista, desde que decide subirse al avión, al bus, al caballo, que fuera a donde fuera, tenga plena certeza de que su vida estará protegida.

Turismo intrarregional

La RAP-E dice que este es un buen momento para incentivar el turismo intrarregional, es decir, el que resulta favorable para las personas que se puedan movilizar a los municipios cercanos a sus lugares de residencia; por ello, los operadores de servicios están atendiendo actualmente los protocolos de bioseguridad necesarios, para garantizar la estadía y permitir el disfrute de los atractivos, cuando esté permitido.

De esta manera la Región Central contempla estrategias de comunicaciones por fases.
>Hasta el mes de junio, serán mensajes de autocuidado y formación a los operadores.
>De julio a diciembre, la oferta girará en torno a nuevos estándares post cuarentena; por ejemplo, pensar en habilitar zonas libres de COVID-19 en el marco de la confianza o vender planes a través de pro-bonos.
>Durante el año 2021, esperan generar activaciones de acuerdo con la nueva tipología de turismo por las restricciones.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.