Boyacá debe aclarar logística de vacunación rural

Foto | Hisrael Garzonroa

Al inicio de la pandemia el gobierno exaltó el trabajo de los campesinos por aguantar su fuerza en el azadón para mantener con alimentos la mesa de los convalecientes citadinos. Hoy, el sector rural se ve obligado a esperar el último turno de la lista de vacunación contra el COVID 19.

La Procuraduría General de la Nación anuncia que, según la información suministrada por alcaldes y gobernadores en relación con el índice de preparación para el Plan Nacional de Vacunación frente al Covid-19, el país tiene un índice de preparación general que alcanza el 0.73, donde 0 significa que no se encuentra preparado, y 1 que se encuentra totalmente preparado.

Publicidad

En materia de los componentes analizados, las distancias persisten

Este índice de preparación, según la PGN, muestra marcadas y significativas diferencias territoriales, siendo el principal factor la brecha entre los sectores urbanos (0.75) frente al que marcan los territorios rurales (0.55).  En materia de los componentes analizados, las distancias persisten, encontrando que hay un margen considerable a nivel nacional entre el índice de preparación correspondiente a la cadena de frío e insumos, el cual marca 0.9, y los componentes de la estrategia de seguridad y financiero donde los índices de preparación marcan 0.7 y 0.6 respectivamente. 

La Procuraduría llevará a la Mesa Intersectorial de Seguimiento y Control de la estrategia de vacunación contra el Covid-19, junto con la recomendación de adelantar de manera inmediata mesas de trabajo con las autoridades correspondientes en las cuales se analicen al detalle estos resultados y desde donde se puedan impulsar las acciones necesarias para la pronta solución a las problemáticas que en esa materia enfrentan departamentos y municipios y que podrían representar un grave riesgo para la ejecución del Plan, e incluso un incalculable costo a nivel de vidas humanas perdidas

Margarita Cabello, Procuradora General, afirmó que el principal problema no radica en el número de vacunas, sino en la capacidad logística y financiera y en el compromiso de alcaldes y gobernadores para garantizar la seguridad, equidad y transparencia necesarias para la aplicación.

“En estos territorios demasiado alejados y complejos esperamos aplicar no solo las vacunas que no requieren ultracongelación, sino aplicar la vacuna que solo requiere una dosis. Es mejor esperar a que llegue esa vacuna al país y utilizar esa para las poblaciones remotas”, dijo Gerson Bermont, director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, a Semana Rural, evidenciando que sí hay un problema de logística con el traslado de vacunas a territorios más remotos.

Estas zonas rurales, que durante la pandemia no han podido reforzar su infraestructura de salud, ahora se ven obligadas a esperar el último turno de la lista.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.