Boric Presidente, ¿qué viene para Chile?

Foto | CNN

Los chilenos acaban de elegir a Gabriel Boric Fond como su presidente. A sus 35 años el diputado de izquierda no solo será el presidente más joven en la historia de su país sino el mandatario latinoamericano de menos edad. Mauricio de la Maza, un chileno radicado en Tunja desde hace muchos años nos hace un análisis de su visión a cientos de kilómetros de distancia que lo que ocurre y puede ocurrir en el país ubicado en el extremo sur de América del Sur.

Por | Mauricio de la Maza


Gabriel Boric Font es el nuevo Presidente electo de Chile; ganó de manera contundente la segunda vuelta realizada el domingo con un 55,87 por ciento de la votación sobre el 44,13 que obtuvo José Antonio Kast.

Publicidad

Boric, con tan solo 35 años de edad, se convierte así en el presidente más joven en la historia de Chile.

Si miramos la realidad de este holgado triunfo, no podemos obviar que un 44 por ciento de los chilenos votó por el otro candidato y eso es parte de la realidad política y social del país austral, situación que el próximo gobierno deberá mirar y considerar dado que no tendrá una mayoría en el Congreso, lo cual sin duda lo condicionara y obligara a sustentar una ‘política de los acuerdos’, en el que veremos a un equipo de gobierno con una gran necesidad de negociar lo cual será, entre otros, uno de los grandes retos o desafíos que tendrá el nuevo jefe de estado.

Al Presidente Gabriel Boric le corresponderá la no fácil tarea de promulgar la nueva Constitución en Chile, que hoy es redactada por los constituyentes elegidos democráticamente y que, necesariamente, tendrá que tener cambios radicales que los ciudadanos hoy exigen. Está claro que esta nueva Carta Fundamental será de corte liberal, garantista y muy influenciada por una ideología de izquierda que acaba de elegir presidente.

La conformación del gabinete ministerial que acompañara al nuevo presidente electo es aún un misterio; sin embargo, los nombres que escoja serán una potente señal respecto al estilo o sello que impondrá a la hora de gobernar.

Veremos hacia dónde conduce a Chile, observaremos cómo será su relación con la banca y el sector productivo, veremos cuál será su mensaje a unas fuerzas armadas que lo miran con recelo y desconfianza.

El manejo de la economía será sin duda un condicionante a la que el nuevo gobierno tendrá que prestar especial cuidado, veremos si reduce la deuda pública del estado chileno y cómo financiara su ambiciosa agenda social, miraremos cómo será su relación con los países de la región, en especial con los Estados Unidos, principal socio económico de Chile.

En general, una vez conocido el nuevo gabinete podremos visualizar cuál versión del nuevo presidente tendrá Chile, al inagotable luchador estudiantil y político de izquierda radical, o al joven y acomodado magallánico, hijo de un connotado empresario de derecha.

Los empresarios, la derecha y, en general, los sectores más conservadores de la sociedad chilena temen políticas públicas anti empresa y emprendimiento por parte del nuevo Gobierno. Una desaceleración económica podría resultar en una fuga de capitales, desempleo y menor inversión extranjera.

Un estado austero no forma parte de las propuestas de Boric y el temor a la inflación desvela a más de uno; sin embargo, es justo decir que los ex presidentes de corte socialistas como Ricardo Lagos y Michel Bachelet no fueron irresponsables fiscalmente y, por el contrario, gobernaron junto al sector empresarial.

Con la elección de Gabriel Boric parece ser que la sociedad chilena giró hacia la izquierda al igual que Argentina, Venezuela, Bolivia, México y Perú. Esperemos por el bien de los chilenos y de lo mas de 160.000 mil compatriotas colombianos que actualmente viven y trabajan en Chile, que al nuevo presidente electo le vaya bien, que este camino escogido democráticamente por los ciudadanos resulte en cambios que lleguen en verdad a los más vulnerables y necesitados, que las políticas públicas sean incluyentes y que no termine simplemente en un gobierno imponiendo una agenda dogmática para satisfacer a una clase política determinada. Amanecerá y veremos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.