Blue Beauty, la nueva tendencia para el cuidado personal y el de los océanos

Diferentes tendencias de consumo se implementan en el mercado del cuidado personal como el concepto de Clean Beauty, el cual refuerza el interés por usar ingredientes seguros con menos impacto en el medio ambiente.

Blue Beauty es una tendencia enfocada en el impacto de ingredientes, envases y empaques que sean perjudiciales para el medio acuático, y que además sean productos sostenibles que minimicen la huella de carbono.

La activista norteamericana, Jeannie Jarnot, creó el concepto de Blue Beauty que tiene como objetivo incentivar a la industria de la belleza a preservar los océanos reduciendo el uso de plásticos en los productos cosméticos.

Busca asegurar que los productos tengan un impacto positivo para el medio ambiente, sean de fuentes sostenibles, minimicen la huella de carbono e incentiven las buenas prácticas en torno a la salud y seguridad del ecosistema.

Los productos que atienden la tendencia Blue Beauty tienen en cuenta el uso de empaques biodegradables y renovables, logrando una reducción significativa en la utilización de envases plásticos, y el uso de ingredientes de fuente sostenible.

Otra problemática común es la presencia de microplásticos en los océanos, provenientes de  algunas formulaciones cosméticas. Según estimaciones realizadas en informes a la Comisión Europea, alrededor del 0,3% de los plásticos que contaminan los océanos son residuos de microplásticos de envases o ingredientes cosméticos, como microesferas plásticas no biodegradables, que tienen la función de exfoliación y limpieza en productos de cuidado personal. En total, estos representan un desecho de hasta 500 toneladas de microplásticos liberados en los océanos cada año.

Existen leyes en varios países que no permiten el uso de ingredientes que se consideran nocivos para el medio ambiente, como las microesferas plásticas, plásticos con tamaño de partícula inferior a 5 mm, sólidos, insolubles y no biodegradables.

Desde la industria se han desarrollado soluciones más sostenibles con ingredientes biodegradables y solubles en agua para el sector del cuidado personal. 

Algunos de los productos que han sido creados son procedentes de fuentes renovables como biopolímeros espesantes producidos por procesos enzimáticos, alternativas a las microesferas plásticas exfoliantes fácilmente biodegradables, opacificantes libres de acrilatos que dan una apariencia blanca a productos enjuagables de cuidado personal, entre otros.

En la actualidad se usan ingredientes respetuosos con los corales para la formulación de protectores solares. De hecho, existe la herramienta EcoSun Pass, que utiliza una metodología que a través de criterios científicos evalúa el impacto de los filtros en los corales, incluyendo todos los aspectos ambientales relevantes como la toxicidad acuática, terrestre, bioacumulación y biodegradación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.