Biodiversa y emprendedora, las nuevas facetas de Otanche

2
4004
Foto | Hisrael Garzonroa
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Ya se van a completar diez años desde que la cría de mariposas se ha convertido en una de las actividades económicas más importantes de este municipio de la provincia de Occidente. El proceso de cría y su valor social y cultural, se lo contó a EL DIARIO, el administrador del mariposario.

Es bien sabido que Colombia es un país que se caracteriza por ser el país más rico en biodiversidad y por supuesto, por la geografía y condiciones climáticas de Boyacá, el departamento alberga una gran parte de ella.

Publicidad

Pero esta biodiversidad en la mayoría de casos, no hace parte de la actividad económica y al contrario, se ha convertido en un obstáculo para el desarrollo la población campesina, colonos y la población en general con mentalidad minera y extractivista. Otanche se convierte en la cara opuesta de dicha situación y demuestra que la naturaleza, bien aprovechada, impulsa la economía y desarrollo de la región y sus pobladores.

 

A nivel mundial, Colombia ocupa el primer lugar en aves y mariposas con 1.745 y 3.500 especies respectivamente; se destacan los insectos y las mariposas diurnas, como los grupos más numerosos y mejor estudiados en el país. Dentro de las prácticas y estrategias de fomento y conservación de insectos en el mundo, se han desarrollado proyectos de zoocría, cultivo y exhibición en cautiverio de mariposas, proyecto que fue implementado en Otanche hace ya diez años.

El desarrollo de zoocriadero está íntimamente relacionado con la conservación de los bosques naturales, ya que dependen mutuamente para su subsistencia. En el municipio de la provincia de Occidente, entendieron que son grandes los beneficios que se pueden obtener derivados de la actividad comercial relacionada con la cría de mariposas, especialmente si ésta actividad se desarrolla en forma sostenible. Para entender un poco más de esta práctica que se realiza en el Mariposario de Otanche, EL DIARIO habló con Wilman Pinilla, administrador del zoocriadero ubicado en la vereda Buenos Aires.

Hablemos de la experiencia. Estamos en el zoocriadero donde están los huevos, de los  que se parte el proceso; coméntenos sobre esto 

Este es nuestro sitio de pie de cría, donde traemos parentales, acá nos depositan los huevos; cada mariposita, dependiendo la especie, tiene un ciclo de vida: 90, 60, 30 o 10 días. Una hembra, en su ciclo de vida, nos puede colocar hasta 90 huevos y de acá salen, los cuales recogemos todos los días. Luego los pasamos a cajas Petri y de ahí esperamos, porque hay unos huevos que nos duran cinco días, otros nos duran diez y otros doce. De ahí ya salen las larvas directamente a las plantas; en las plantas ya dependen del ciclo de vida. Como hay algunas que duran 35 días en larva, hay otras que duran 90 y hasta 150 días.

otanche-mariposario-151¿Tan largos períodos las de 150 días?

Sí. Es el más largo y es el de la morpho cypris, la más emblemática de nuestra región. Estamos en medio de las plantas hospederas, osea las que son afines a cada especie de mariposa.

¿Todos los días hay que pasar revista para recoger los huevos?

Efectivamente hay que hacerlo diariamente, porque en cada planta hospedera, si está la mariposa, en esa planta le va a dejar los huevos. Así que si buscamos de cáligo o las búho, tenemos que mirar la de platanillos; si vamos a buscar las morpho, recurrimos a la uña de gato que llamamos. La mariposa nos busca la planta para poner, porque no lo hacen en todas, sino que su planta espera y ella la busca.

Eso quiere decir que ustedes tienen que revisar hoja por hoja de la planta, para encontrar cada huevo 

Sí. Todos los días se hace eso

Aquí vemos que por ejemplo, se usa la guayaba para alimentar las mariposas.

Es para algunas de las especies, porque comen banano, cacao y otras frutas, pero en descomposición. Hay algunas, las que son nectarizadas por así decirlo, les echamos agua con miel, porque no tenemos mucha flor.

¿Cómo resultó usted en este proceso?

Desde niño me ha gustado la Biología y gracias a Dios hoy la puedo ejercer empíricamente.

Usted es un científico de este proceso… 

Empíricamente, sí. Me falta toda la tesis

¿Cuánto lleva? 

Diez años

Vinculado con esta empresa que cómo se llama…cómo es la historia de esta 

Se llama Zoonatura. Llegó acá a Otanche en 2004 buscando sitios, incluso hacia el lado de Muzo y Quípama. El sitio más bonito y adecuado que a mí me pareció, fue este, porque si nos íbamos para otro lado, depronto no teníamos una vía de acceso como lo queríamos, entonces siempre les dije que buscáramos unsitio donde hubiese acceso y fuera una vía más transitada y desde el principio ellos me dieron la libertad de hacer las cosas a ver cómo salían, me dieron todo el apoyo y la confianza y al día de hoy, ellos hacen lo que yo les sugiero.

Entendemos que ya hay otros criadores, otros empresarios, ¿cómo es la situación aquí en la región? 

Así es. La vereda constaba de 16 familias, lo más que hemos tenido en cría. En la vereda, lo que hemos pensado siempre es de tenerla como un sitio de criadero y hemos tenido 16 familias trabajando en la vereda; otra que se ha vinculado, es la vereda Bolívar, pero como en estos momentos están haciendo  arreglos en la vía hacia allá, han dejado de trabajar un poco en la cría de mariposas. Pero la vía es transitoria y esta labor de la cría, necesita mucho tiempo.

¿En estos momentos, cuántas familias, adicional a la empresa principal que usted representa, están dedicadas a trabajar? 

Más o menos, cuatro familias nada más.

¿Cuántas mariposas se crían al día, al mes o al año?

Nosotros debemos sacar entre mil y 1.500 mariposas mensualmente, así que tenemos un promedio de 50 a 60 diarias.

¿Y a qué mercados van las mariposas? 

Unas nos piden para liberaciones, otras para proyectos y la mayoría van disecadas y se envían a Italia, Francia, Alemania y otros países.

¿Cuánto vale una mariposa? 

Depende la especie. Depronto la más valiosa, una hembra puede costar entre $200 mil y 300 mil. Las mariposas se utilizan como adorno no más y eso es lo quepuede llegar a valer en el mercado internacional.

¿Se podría ampliar esto para que haya más asociación de familias productoras? 

Eso sería lo más bonito que nosotros pudiéramos tener en Otanche, sería fascinante, porque nosotros quisiéramos estar al nivel de los principales productores de mariposas, como Costa Rica, es algo envidiable; ellos producen, le venden a todo el mundo y a eso le apuntamos. Se han pasado proyectos con esos fines, de tener a 50-60 familias criando, que uno pueda d ecir que semanalmente se pueden vender 500-1.000 pupas,sería un ingreso económico muy bueno. Y mil pupas, cuántos productores se necesitarían Si fuéramos todos, personas que nos guste, que amemos hacer las cosas, para esa cantidad, necesito diez familias. Nosotras acá sacamos 100-200 y hasta 400 hemos llegado a sacar, acá en la empresa.

¿Y una familia cuánto podría llegar a ganar mensualmente?

En mis cálculos, puede pasar de $600 mil – $700 mil y hasta más. Depende lo que críe. Acá una pupa vale $1.000, $1.200, $700, $500; por ejemplo, las que valen $500 son gregarias y salen 100, son $50 mil y salen en 35 días. Como las azules, vale $1.200, pero yo saco 300 mensuales y las que valen $1.00, saco el mismo número. Una familia dedicada, puede sacar hasta más, entonces el ingreso puede superar el millón de pesos.

La Ley 611 de 2000 considera el evento de zoocría de ciclo abierto y la posibilidad de que las actividades de los zoocriaderos puedan llevarse a cabo sobre cualquier especie, siempre y cuando se cumpla la reglamentación vigente. Para la comercialización de insectos y específicamente de mariposas, se debe realizar un estudio del mercado a nivel internacional, donde se determine la demanda, precios y trámites normativos existentes tanto en los países compradores como en los productores; de tal manera que no se tengan obstáculos para su comercialización y transporte. En este trabajo ya se cuenta con la experiencia de los expertos Giovanni Cherubini, un italiano que maneja con lujo de detalles el comercio internacional de mariposas en EE.UU, Europa y Asia; y su socio Luis Jairo Silva Herrera, un ingeniero forestal que ha dedicado toda su vida a la investigación de la biodiversidad en el territorio colombiano.

Ellos son los propietarios del zoocriadero de Otanche y están seguros que si se permiten las reglas del juego claras para manejar esta actividad y se investigan más especies de la biodiversidad de una región como Otanche y todo el occidente de Boyacá, la cría de especies adicionales como reptiles, arácnidos y coleópteros, además de las plantaciones con especies vegetales nativas, las posibilidades económicas para la población serían extraordinarias y la protección a la naturaleza, todavía más valiosa.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.