Bazofia política

Publicidad

Por | Tarcicio Cuervo, El Iguaqueño

Contados son los gobernantes buenos que ha tenido la humanidad, en mi mente tengo tres: Gandhi, Mandela y Pepe Mujica, (los tres son del último siglo); claro que existen otros, los menos malos, y los malos, que son la inmensa mayoría.

Las cifras dicen que para sostener el poder se gastan tres millones de dólares por minuto en armas para la guerra y así imponer el poder.

Publicidad

Estas armas matan, destruyen, caen segundo a segundo vidas de seres humanos y los que no mueren los torturan, los someten, los roban o los desplazan a granel: son genocidas.

Por eso hablar de políticos, es hablar de corruptos, de seres indignos, de maleantes, de unos seres que explotan física y moralmente a los seres humanos incautos, utilizando toda clase de perversidades.

Todo esto lo vemos a diario; lo que no entiendo es por qué somos ciegos y sordos, para no ver estos casos macabros y hacemos caso omiso a tanta ignominia, a hechos disímiles de tanta ferocidad y maltrato con los seres humanos, peor que a las más temibles bestias de la tierra; sí; existe una “Sociedad  Protectora de Animales” y cumple unas funciones, y se hacen ver, y sentir cuando maltratan o matan  a un animalito, pero cuando torturan o matan un ser humano, poco y nada se escuchan protestas. ¿Será que hace falta una SOCIEDAD PROTECORA DE SERES HUMANOS?

Ahora bien, Colombia ha ocupado el primer lugar como país violento y violador de los derechos humanos. La desgracia se completa con la creación de partidos que aúpan estas acciones como filosofía propia; y, lo peor, su máximo jefe ha sido ponderado como el mejor gobernante que ha tenido este país en doscientos años de vida patria. Y, hoy, de voz viva, este personaje ataca la paz y promueve la guerra, y gran cantidad de ciudadanos lo ponderan y le aman entre ellos; algunos de estos, seguidores de Cristo, aquel maestro que dejó como enseñanza, LA PAZ.

Se aproximan las elecciones presidenciales, hay partidos políticos y candidatos amigos de la guerra donde la consideran como el único medio para gobernar. Hemos vivido una guerra duradera y amarga de más de medio siglo: mataron y robaron; los ricos se volvieron más ricos y los pobres más pobres; la corrupción se volvió otra forma de gobernar; en todas las instituciones del Estado roban y roban, y no pasa nada; nuestros ladrones siguen gobernando y los pobres son la mayoría de ciudadanos que votan por los mismos de siempre. La deducción es sencilla: “Los ladrones eligen sus víctimas, el pueblo elige los ladrones”.

Los hechos son tozudos, sin embargo, no los queremos aceptar, apoyamos al maligno: la mentira, el engaño, la hipocresía, la perversidad, todo lo podrido, todo lo que sepa y huela a mal; sí, LA BAZOFIA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.