La Marcha por la Dignidad se hizo sentir en Tunja, a pesar de que la Alcaldía Municipal decretara toque de queda a la misma hora de convocada la movilización, acto que, según alertó la Corporación Social para la Asesoría y Capacitación Comunitaria – COSPACC, fue una afrenta contra la democracia y los derechos fundamentales que integran a la protesta social en Colombia.

En la movilización, la cual cumplió con los protocolos de bioseguridad, hicieron parte la Ruta Comunera y la Ruta Libertadora, y acompañó Pedro Pablo Salas quien es Asesor de Diálogo Social y Paz de la Gobernación de Boyacá, para exigir el cese de asesinatos a líderes y lideresas sociales, desmovilizados y firmantes del Acuerdo de Paz.

La siguiente es una evidencia fotográfica desde el ojo de Hisrael Garzonroa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.