Al Cesar lo que es del Cesar, y al líder lo que es del líder

0
1682
EFE
PUBLICIDAD

Nairo Quintana perdió casi un año de preparación para la conquista del ‘Sueño Amarillo’, la falta de coraje y de decisión del  equipo lo han dejado solo en la disputa del título más importante del ciclismo mundial. Ahora, que se acerca la Vuelta a España, el Movistar Team tendrá que dejar a un lado sus especulaciones y ratificar a Quintana como líder del equipo para la ronda española.

Nairo Quintana terminó décimo en la más reciente edición del Tour de Francia, pero su desempeño pudo haber sido mejor si su equipo no le hubiera dado la espalda en la primera etapa.

Fue tanta la ceguera del Movistar Team que el Tour terminó y aún no sabe quién fue el líder del equipo: Por eso la escuadra española terminó apostándole a quedarse con la clasificación por equipos, título que resulta demasiado inferior para las aspiraciones de un equipo como el Movistar.

Publicidad

Esto no puede repetirse en la Vuelta a España, que es la última carta que le queda al Movistar en la temporada, y en la que no puede reinar nuevamente la indecisión al momento de fijar un líder.

Dicho jefe de escuadra tiene nombre y apellido, ni más ni menos que Nairo Quintana. Así tiene que ser si se apela a la sensatez, si se contemplan los logros del boyacense a lo largo de estos años en la escuadra española. Esto sin querer restar méritos a Alejandro Valverde, quien también ha sabido dar triunfos al Movistar, pero que a sus 38 años no está en condiciones de ser líder en una de las tres grandes.

Y mucho menos Mikel Landa, que sufrió una grave caída en la Clásica de San Sebastián, que le provocó la rotura de una vertebra lumbar, que lo dejará por fuera de competencias entre dos y tres semanas. Pero más allá de su lesión, Landa demostró en el pasado Tour que carece de condiciones para liderar, ratificó que es un magnífico gregario, que tal vez pudo haber conseguido la gloria que consiguió Geraint Thomas, de haber continuado su labor como escudero de Chris Froome.

Es ese y solo ese el puesto que debe ocupar el vasco en el equipo español. En caso de conseguir una milagrosa recuperación, que hoy está casi descartada; Landa tendrá que llegar a la ronda española a disposición de Nairo Quintana.

Ni siquiera en su mejor momento, en el Giro de Italia 2015, en el que supo terminar tercero, pudo demostrar condiciones de líder ni un rasgo excepcional como para postularlo en tal posición de un equipo.

No puede seguir entonces José Luis Arrieta, desprestigiando al mejor escalador del mundo en la última década para ser gregario del uno o del otro.

Basta solo con mirar lo hecho por Nairo Quintana en intimidantes ascensos como el Blockhaus (2017), Lagos de Covadonga (2016), Saint Lary Soulan (2018), o en la misma etapa reina de la Vuelta a Suiza 2018, donde  atacó a falta de 27 kilómetro de meta, coronando en soledad un complejo puerto de montaña como solo él lo sabe hacer.

Y si algo ha tenido siempre la Vuelta a España es montaña y llegadas en alto. La de este año no es la excepción,  tiene entre su recorrido ocho llegadas en alto; motivo suficiente para darle el liderato a Quintana se recupere o no Mikel Landa.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.