Administración Cepeda sobrevive a un año complejo

1
2431
El patinódromo esta apunto de ser entregado, hacen faltas trabajos de limpieza y unos pequeños retoques. FOTO / Alcaldía de Tunja
PUBLICIDAD

Tras el segundo año de gobierno de Pablo Emilio Cepeda al frente de la Alcaldía de Tunja, el balance deja un sabor agridulce debido a los grandes avances en materia de inclusión social, pero con dificultades en materia de infraestructura.

A mediados de 2017 el alcalde Pablo Cepeda anunció que “llegó el momento de la ejecución”. Los tunjanos se maravillaron ante tal discurso, y pidieron celeridad con varias de las grandes obras que la Administración Cepeda prometió.

PUBLICIDAD

Se fijaron plazos para la entrega de importantes obras como el Patinódromo, el Teatro Suárez, acueducto de occidente, hospital de segundo nivel; al final ninguna de estas obras se entregó, pero si se presentaron avances significativos, lo que indica que su terminación y posterior entrega será pronto.

Este escenario será uno de los mejores teatros del país. FOTO / Alcadía de Tunja
Este escenario será uno de los mejores teatros del país. FOTO / Alcadía de Tunja

A comienzo de año el remesón fue fuerte para la Administración Cepeda en el tema seguridad. El robo de un hotel en el centro de la ciudad, que además ocasionó la muerte del propietario del hotel, puso contra las cuerdas a Pablo Cepeda y su equipo de gobierno; se llegó a creer que Tunja había dejado de ser un remanso de paz y se había convertido en un punto estratégico para la delincuencia. Sin embargo, la Administración Cepeda, con el apoyo de la Policía Metropolitana de Tunja, se enfocaron en recuperar la confianza de la ciudadanía y a final del año se han dado el lujo de presentar a Tunja como una de las ciudades más seguras del país.

El siguiente dolor de cabeza que tuvo la Administración Cepeda estuvo a cargo de los comerciantes y la llegada de las tiendas D1 a la capital boyacense. Los bajos precios de esta cadena de tiendas despertaron la indignación del comercio local, que indicó que estuvo a punto de quebrar. Para suavizar la crisis, la Cámara de Comercio de Tunja buscó crear alianzas y estrategias comerciales que permitieran hacer frente a la competencia por precios establecida por D1.

Los puntos fuertes de la Administración Cepeda durante este 2017 estuvieron en materia de inclusión social, se gestionaron proyectos y políticas para que la población en situación de discapacidad tenga las mismas oportunidades que los demás, se hizo un gran esfuerzo por generar conciencia y así reducir los índices de embarazos en adolescentes y casos de violencia intrafamiliar. También se hicieron las gestiones necesarias para garantizar la alimentación escolar, se hicieron las gestiones para incluir profesores bilingües en las instituciones educativas oficiales, y los resultados se vieron reflejados luego de las Pruebas Saber 11, donde Tunja volvió a quedar entre los primeros puestos.

La obra emblemática de la Administración Cepeda durante 2017 fue la entrega del Paredón de los Mártires, que fue objeto de intervenciones y reparaciones durante varios meses, pero sobre mediados del año fue entregado para el disfrute de la ciudadanía.

Nuevamente uno de los puntos más flojos de la Administración Cepeda fue la movilidad. El avance  de las políticas públicas, para garantizar una ciudad más amigable en materia de movilidad a la ciudadanía, estuvieron estancadas; se avanzó poco y nada en el tema de unificación e implementación de sistema unificado de transporte público, tampoco se realizó la anunciada señalización que permitiría replantear las rutas de transporte público, incluyendo implementación de paraderos. El gran éxito de movilidad para la Administración Cepeda en este año que termina fue el lanzamiento del sistema público de bicicletas, iniciativa que venía anunciándose de tiempo atrás y que fue bien recibida por un gran sector de la ciudadanía, que una vez entró en funcionamiento el sistema, empezó a sacarle provecho.

1 COMENTARIO

  1. Con el teatro Suárez como uno de los mejores del país, con eso, no más, pasa a la historia Colombiana, llena de orgullo patrio a todos los Tunjanos y Boyacos, por ese solo hecho, olvidamos por fin vivir de la nostalgia y seguir atormentados por la miseria y el frió, pobres capitalinos los de Bogotá, vivirán un año 2018 decepcionados, porque sus teatros Colon y Julio Marío Santodomingo pasaran a un lugar inferior. Tunja es Tunja y sus dirigentes todos unos artistas por lo coherentes, no olvidemos que también inauguramos la mejor terminal terrestre del país según Granaditos, quien tendrá su peor año de existencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.