Academia y sector productivo trabajando juntos, ¿al fin será posible?

0
440
Foto | UPTC
PUBLICIDAD

Los empresariosde la Ciudadela Industrial de Duitama reunidos con el rector de la UPTC y su grupo directivo convinieron en tratar, ahora sí, de hacer real la interacción universidad-empresa, para propiciar una nueva etapa de relaciones entre la academia y el sector productivo, lo que deberá ser una contribución real para la transformación del departamento en sus estructuras económicas y sociales.

En el encuentro sostenido en la Ciudadela, quedaron las cartas sobre la mesa: la relación universidad-empresa hasta hoy, apenas ha superado la formalidad, con muy modestos resultados de fondo, siendo que esta debió ser, desde hace mucho tiempo, una verdadera simbiosis donde la academia tendría que haber cumplido con la formación integral de los cuadros que necesita la industria en todos sus niveles, a la vez que los esfuerzos y proyecciones de los empresarios tener el espejo en los proyectos de investigación, innovación y desarrollo que adelante la universidad.

Publicidad

Para el empresario de la industria carrocera Armando Gutiérrez Acevedo, es la hora de hacer realidad la relación academia-industria en un momento de serias dificultades donde la descripción del estado actual de la Ciudadela es que de ser un centro de producción y transformación hoy es un espacio de comercial, lo cual a juicio del empresario hay que modificarlo lo antes posible.

La representación de la universidad en cabeza del rector Oscar Ramírez, del vicerrector de investigaciones, Enrique Vera y del exrector y director actual del Incitema, (Instituto de Ciencia y Tecnología de Materiales), Alfonso López; es decir, la cúpula de la institución con toda la capacidad para tomar las decisiones que sean necesarias, apuntan a que todo el potencial de la Universidad se ponga a disposición de los industriales, a partir de la exposición de necesidades expresadas por estos, las cuales van desde la petición expresa de ajustar los programas académicos a las necesidades actuales de la industria, hasta apreciaciones muy puntuales como la que manifestó uno de ellos, cuando afirmó que es necesario que se modifiquen y ajusten nociones como que la innovación no necesariamente corresponde como sinónimo de inventar, sino que se trata de que la academia prepare a los estudiantes para hacer las cosas bien y mejorarlas todos los días, lo cual es el principio de la innovación.

Uno de los empresarios expresó que en su mejor momento había alcanzado a generar ocho puestos de trabajo, pero que las circunstancias actuales apenas le permitían mantener tres trabajadores en su empresa, o sea que apenas estaba en el límite de la subsistencia; que había recibido en el los últimos tiempos la solicitud de variaos estudiantes que querían hacer su práctica en con él, pero que cuando se habían dado cuenta del tamaño de la empresa, se dieron a la retirada sin decir palabra. La apreciación del empresario es que esos estudiantes, al contrario, en vez de salir corriendo, alguno debió tener la capacidad para decir que aceptaba el reto de pertenecer a una empresa tan pequeña, que estaba dispuesto a asumir el reto de su transformación para hacerla crecer, salvar el negocio y aprovecharlo acorde con el potencial que tiene.

Ante esta apreciación, se solicitó a las directivas de la universidad la coordinación de encuentros permanentes de los decanos de las distintas facultades y directores de carrera con los empresarios y demás sectores interesados para escuchar inquietudes y sugerencias y que conjuntamente se establezcan pautas de acción para lograr una mejor sintonía entre unos y otros con el fin de obtener los niveles óptimos y acordes en la formación de los estudiantes.

En la primera intervención, el vicerrector de investigaciones, Enrique Vera, narró cómo la universidad en los últimos años ha hecho importantes esfuerzos para dotar sus laboratorios y multiplicar y fortalecer los grupos de investigación, señalando que en estos procesos se han invertido más de 20 mil millones de pesos. Ante esta descripción, los empresarios de la industria carrocera, dijeron que ellos necesitaban un laboratorio que costaba unos 400 millones de pesos para hacer las pruebas que hoy exige la norma nacional en el sector, así que si la universidad tenía esta capacidad de inversión podría ayudar con el montaje requerido por ellos, quienes lo contratarían de inmediato. Por eso en la segunda intervención de Vera, tuvo que reconocer que en realidad no se trataba de decir que la universidad alcanzaba metas en inversiones y grupos de investigación, sino que había que modificar la estrategia y sintonizarse efectivamente con las necesidades de los sectores productivos y, en general, del interés de la comunidad; por eso el compromiso inmediato es atender las solicitudes de los industriales.

Otro de los aspectos que se trataron en este encuentro de la academia con la industria fue el de la integración de esfuerzos. Allí estuvieron, la Cámara de Comercio de Duitama, con varios de sus miembros de la junta directiva y los presidentes de Junta y Ejecutivo, la Administración Municipal en cabeza del secretario de Industria de Duitama, evidenciándose que todos por su lado tienen proyectos e ideas para mejorar las condiciones del sector productivo, pero que a la hora de concretar las acciones cada quien avanza por su lado, que es un denominador común en el departamento. El compromiso, entonces, es corregir estas conductas y tratar de integrarse para sumar recursos, concertar estrategias y potenciar los resultados.

El funcionario de la alcaldía expresó que la Administración de Duitama ha asignado recursos para apoyar el sector, pero los empresarios criticaron que por ejemplo las instalaciones del antiguo terminal, en vez de ser dedicadas, por ejemplo, a la construcción de un centro de desarrollo tecnológico, se han arrendado para parqueadero o para la instalación del circo de turno en la ciudad. Para José Manuel Pachón, presidente del consejo de administración de la Cooperativa que agrupa los industriales de la ciudadela, hay que insistir en la integración y la cooperación y en corregir la falta de propuestas para el sector productivo en los programas de gobierno que esbozan los candidatos a gobernación y alcaldías, agregando que este es el momento para poner en primer plano estos temas en la discusión de la campaña que se avecina.

Otro problema que se mencionó es el de la falta de continuidad en el desarrollo de los compromisos; se mencionó cómo existe un convenio de cooperación entre la UPTC y la Ciudadela Industrial desde 2015 y que está vigente hasta 2022, abarcando varios frentes y proyectos, pero hasta ahora no se han ejecutado las acciones necesarias para su concreción. También se analizó que la ciudadela podría ser un escenario muy importante para las prácticas de los estudiantes, asunto en el cual también se convino en trabajar para hacer efectivo y más productivo este proceso.  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.