A propósito del Día del Alcalde

Foto | Prensa Alcaldía de Tunja

La celebración de esta fecha que acaba de pasar, coincide con el cumplimiento del primer año de la pandemia del Coronavirus y un poquito más los primeros 14 meses de mandato del actual grupo de alcaldes elegidos en 2019.

En otras palabras, estos alcaldes, en la práctica, no han tenido tiempo ‘normal’ de gobierno, por lo tanto su acción ha sido en medio de las dificultades surgidas, viéndose que en efecto se han tenido que dedicar a gestionar la crisis, cada uno a su manera, seguramente la mayoría poniendo lo mejor sí, con dificultades adicionales de la forma como se transformó la atención en todos los niveles de la administración regional y nacional, lo cual impacta negativamente especialmente a los alcalde de los municipios más pequeños.

Publicidad

Cuando comenzó la crisis se pensó que el gobierno departamental se daría a la tarea de coordinar al conjunto de los alcaldes para pensar y buscar alternativas entre todos; sin embargo, esto no sucedió, así que cada quién eligió su propio camino. En cuanto al gobierno nacional, la conducta no ha sido distinta. El presidente Duque se dedicó a legislar por decreto en el marco de la Emergencia declarada y a su diario programa, cuyos cuestionamientos han sido abundantes y fuertes. En cambio, el endeudamiento externo, el gasto interno, que no se sabe con exactitud cómo ha sido y los grandes negocios que favorecen a los poderosos intereses económicos del país se manejado a discreción, con ingrediente adicional de que el Congreso prácticamente ha estado cerrado todo este tiempo.

Pero volviendo a lo regional, resulta evidente que este año de crisis, que lo hubiera podido permitir y de hecho lo propició, debió ser un gran espacio de encuentro para pensar en la realidad y sus nuevas características que sin duda surgirán; que eso lo pudo hacer cada alcalde con sus comunidades; en grupos por provincias, como se facilita en Boyacá y en conjunto con el gobierno departamental. La realidad la debiéramos modelar en adelante, desde lo local y regional, pero todo parece señalar que ahora que salgamos de la crisis de la pandemia y entremos en la crisis de la economía, el empleo, el sector agropecuario, que en el caso de Boyacá quedó tan golpeado el año pasado después de la ruina de los precios de la papa, de las frutas, el hortícola y el lácteo, seguimos sin una sola idea clara de cómo salir de las encrucijadas. Así que en esto, este año se perdió.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.