6.402 Evidencias del Matarife

Por | Guillermo Velásquez Forero / guillermovelasquezforero.com

Esta cifra de asesinatos de Estado confirmados y documentados por la JEP, perpetrados por el ejército, comprueba que el Estado colombiano es una organización criminal. El sinnúmero de ejecuciones extrajudiciales de las que no se tienen evidencias, testimonios o denuncio, se debe añadir a este inventario. A esta matanza de jóvenes colombianos, ordenada, exigida y pagada por el gran asesino y presidente vitalicio Álvaro Uribe Vélez, hay que agregar los 4.153 asesinatos de los militantes del partido Unión Patriótica, cometida por otro matarife y presidente Virgilio Barco. Aun hay mucho más: los miles de asesinatos y masacres cometidas por paramilitares deben sumarse a este negocio de la sangre. El genocidio es la única respuesta que los matones dirigentes del Estado ofrecen a las exigencias sociales, económicas, jurídicas, de salud, educación, vivienda, etc. que les plantean las organizaciones sociales y políticas que defienden los Derechos y la vida de los colombianos. Cada asesinato es una evidencia de que el Estado es una maquinaria criminal dirigida y usufructuada por una casta de canallas y malditos embusteros de la peor ralea: asesinos, ladrones, saqueadores, traidores de la patria, narco-paramilitares, sicarios y lavaperros del imperio norteamericano; vampiros que siguen sorbiéndose la sangre del pueblo, y disfrutan de sus crímenes en la impunidad, empotrados en el poder a perpetuidad. Hace más de doscientos años, los políticos de derecha llegaron a “el límite en que la política se convierte en asesinato”, como lo define Michel Serres. Después de mentir y engañar a rebaños de analfabetas imbéciles, se trepan al poder y se convierten en máquinas de guerra encubiertas, y se dedican al exterminio de los enemigos que se inventan, que puede ser cualquier colombiano que se atreva a pensar, expresarse y exigir el cumplimiento de las obligaciones constitucionales, la justicia social, la paz, el trabajo, y el respeto a la vida y el medio ambiente. Los líderes sociales, sindicales, indígenas, campesinos, ambientales, defensores de Derechos Humanos, dirigentes políticos de izquierda, periodistas no vendidos e intelectuales son sus víctimas preferidas; pero los niños y los jóvenes, también. ¿Será que en el 2022 la mayoría de votantes seguirá eligiendo a los matarifes, a los asesinos de niños, a los genocidas que roban y matan al pueblo colombiano?

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Y es que la guerrilla no ha matado gente en este país que ideología tiene el eln y farc EP sea equilibrado y por su puesto no hay que lavar la cara a la derecha lo que pasa es que cuando se monte la izquierda se acaba Colombia ese es el sueño de los narco cubanos exportadores de hambre y miseria Fidel Castro Raúl Hugo el Zambo y el che que lucen los jóvenes en gorras y camisas y no saben la capacidad de matar que tuvo ese señor argentino

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.